miércoles, febrero 12, 2014

1


En la madrugada terminé de leer el último libro de César Aira, Continuación de ideas diversas (Ediciones UDP, 2014). No se trataba de un libro de ficción, como bien podemos suponer, sino de esos que van al galope entre el ensayo, las ideas, la crónica y el diario. Digamos, para entrar en onda, que bien podríamos estar ante un híbrido.
Pese a que el argentino no está entre mis escritores favoritos (ojo: que no me guste o sintonice con determinada poética no me lleva a catalogar de mala dicha poética), pienso en lo que puedes hacer si te desenvuelves en la más absoluta libertad, siempre y cuando apliques esa libertad con la respectiva honestidad. La presente publicación no es más que la confirmación de esa honesta libertad creadora que bien le justifican a Aira todos los reconocimientos. Aira, no lo pienses mucho, es quizá uno de los escritores más raros de la historia narrativa latinoamericana y, sin duda, el más raro hoy en día.
Suele decirse que lo más importante para un escritor es la voz. Conozco escritores con una rica obra que ya han encontrado su voz, otros que aún no la encuentran y que seguramente nunca la encontrarán. Mediante la voz, conectas con tu obra, pero esa voz te presenta hitos temáticos, como si esta solo funcionara dentro de la parcela que marcan los hitos, sin embargo, ¿qué ocurre cuando a esa voz la dotas de una mirada? Allí, a mi entender, es donde marcas la diferencia, llámale originalidad.
Voz y mirada. Voz y mirada es lo que vemos en este delicioso y breve libro, en donde Aira nos habla de todo, en donde constatamos lo mucho que ha leído y en el que presenciamos una apuesta por la opinión propia. Cada fragmento no es más que un cartucho de dinamita encendido, polémicos, incómodos, cartuchos escanciados de humor e inteligencia, cartuchos que exudan (gran) literatura, que nos ponen en el tapete la biografía mental de un escritor que ha forjado una obra bajo el ánimo de no tomarse las cosas tan en serio, y ese es pues su secreto: no tomarse las cosas en serio, sencillamente hacerlas por mero gusto.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

hey Gabriel
gracias por tu blog que es muy chévere

Sandy

4:47 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal