martes, marzo 18, 2014

23


El sábado pasado recibí la visita de Javier y Gustavo. Ambos son muy buenos lectores. Cada vez que vienen hablamos de todo, al punto que ya quedé con Javier en ir a la Final del Mundialito del Porvenir. No voy a una final del mundialito desde hace más de diez años y aún no se borra de mi mente aquella final que acabó en una batalla campal, de esas, de las verdaderas. En estas definiciones, los jugadores se portan como lo que son: bestias tras un balón.
Quizá sea esa algarabía y violencia lo que más me gusta del mundialito, en donde he visto a jugadores que juegan con los ojos cerrados y de memoria, también a ex jugadores profesionales que juegan ante todo por orgullo, por mantener en vilo el reconocimiento popular, por sentirse ubicados por el peatón de a pie y así olvidar el ninguneo de las grandes ligas. Tampoco la idea es presenciar un partido en pista, sino enfrentarte a ese ambiente de festiva tensión, en el que una mirada mal calculada bien puede despertar los más inesperados gestos de cortesía chavetera entre los espectadores; ahora, esta cortesía, y no solo chavetera, la vez también en las señoras que venden almuerzos al paso, en los heladores, en los vendedores de chica, maracuyá y gaseosa. Hay que tener cuidado, sí, cuidado, pero en especial con la cortesía alfa, la que para mí es la más peligrosa de todas las cortesías, puesto que esta sí genera reyertas sangrientas.
Conozco a más de un traumado de la cortesía alfa. Por ello, si te caes por la final del mundialito, tienes que saber mirar, mirar sin que noten tu obviedad. Es difícil, pero se puede, no te confíes porque nadie sabe lo que puede ocurrir cuando los ex futbolistas profesionales, los capitanes de la policía y uno que otro empresario de plásticos y textiles pueden llegar a hacer si te descubren comiéndote a sus mujeres con la mirada. Es que estas mujeres solo van a exhibirse, es que estas mujeres son la inspiración oculta del Mundialito del Porvenir.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal