viernes, abril 25, 2014

46

En las noches, a partir de las 9, me dedico a leer y ver películas y series. No escribo ni reviso mi correo electrónico, salvo cuando se presentan asuntos impostergables, como cuando mi proveedor de hierba me dice que no ha conseguido la que me gusta. 
Anoche, cerca de las 11, me llama un pata al cel y me dice que mi post anterior no ha gustado a mucha gente, que esta mucha gente pensaba que teníamos un implícito acuerdo de paz. Y me puse a pensar, a preguntarme en qué momento firmé acuerdo de paz alguno con ellos. Hasta donde sé, y felizmente, no chupo con ellos, no recuerdo haber estado presente en una reunión en donde limáramos asperezas, ni siquiera en alguna conexión vía Skype. 
Como fuere, le dije a mi pata que no me interrumpa con este tipo de llamadas. Desde hace rato dejé de preocuparme si mi opinión importa o afecte a los demás, y cada vez que he comentado un libro, que es lo que casi siempre hago aquí, o he hablado de las opiniones de alguien, lo he hecho sin tocar a la persona como tal, aunque reconozco que algunas veces se me ha pasado la mano, pero se me ha pasado la mano en mi réplica, es decir, el ataque no lo empecé yo, sino el que originó que le hiciera Bullying. 
Mi pata se despide, pero antes me pregunta si voy a borrar mi post anterior. No le dije nada, simplemente colgué. 
Había cosas más importantes que hacer. Primero: preparar el ambiente para Only Lovers Left Alive de Jim Jarmusch, porque a este blogger le gusta Jarmusch. Segundo: comenzar ese viaje llamado Jota Erre de William Gaddis. Novelón, en todo sentido, de 1133 páginas. Novelón que voy a reseñar próximamente. Gaddis es pues uno de los maestros de la narrativa del siglo anterior, su legado puede rastrearse en nombres como Foster Wallace, Lethem, Chabon y Vollman, en realidad su legado es un eco ectoplasmático que lo puedes notar en los más grandes narradores de hoy. 
Entonces, para qué más, por qué desaprovechar la suerte de tener esta novela en algunas librerías limeñas, porque es un lujo tener esta novela para la Comunidad de Lectores No Poseros. 
Ahora, si en caso eres un lector que quiere dejar de ser posero, tienes que leer esta novela, que de hecho te romperá la cabeza. Pero eso, sí, querido/querida, no te ofendas, te soy sincero como siempre, prepárate: Gaddis no es para mentes misias. 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal