viernes, agosto 29, 2014

122


No me gusta que se considere a los Remakes como una especie de subcine. Cada película, por más deudora que sea de su antecesora, es dueña de su propia narrativa y de su correspondencia interna.
Hace algunos años un amigo me habló de The Wicker Man (1973) de Robin Hardy. No sé si fue lo que me dijo de la esta película o su entusiasmo por ella lo que me llevó a buscarla cuanto antes. Me costaba creer que fuera verdad lo que me decía, es decir, me costaba creer que la inverosimilitud de la historia sea tan contundente y verosímil en el proceso de su desarrollo. Él me hablaba de un trabajo de culto, de esos que no necesariamente tienen que contentar al espectador común, aunque habría que indicar su evidente influjo del discurso intelectual de la psicodelia setentera.
Al día siguiente tenía en manos la película y ni bien terminé de verla se convirtió en una de esas películas que solo puedes recomendar a los elegidos. No, no es caer en la posería cinéfila, que la detesto tanto como la literaria, sino en el hecho de que no todos tienen la suficiente mente abierta para apreciarla, con mayor razón en un contexto tan conservador como el nuestro, así suene lo dicho a rancia botadera, pero es necesario decirlo cuando te topas con más conservadores de lo que crees en el circuito cultural de la ciudad.
Semanas atrás, buscando películas, encontré un Remake de The Wicker Man, a cargo de Neil LaBute y protagonizada por Nicolas Cage. Estaba ante una producción del 2006 y por más que lo intenté, no recordaba haberla escuchado jamás. Era pues obvia la acción inmediata. La compré, en principio con la idea de verla ni bien llegara a casa, pero una cosa llevó a la otra y recién pude verla hace unos días, como quien uno se repotencia luego de ver por tercera vez El doble, película basada en la novela homónima de Dostoievski, de la que escribiré un artículo, para más señas.
Hablé de este Remake con algunos patas; un par, los que más cine han visto, me dijeron que se trataba de una película cumplidora, de la que no había que esperar mucho, solo pasar un buen rato. Otro par, digamos el más posero, me dijo que era una pésima película, que viéndola entendieron por qué Cage está como está.
Sin duda, la versión de LaBute no puede compararse con la de Hardy, pero sí es más que cumplidora. Funciona en todos los aspectos y lo que le falta de la versión primigenia es justamente ese discurso contracultural de la que hacía gala. Este Wicker Man tiene los visos del discurso policial y una actuación sobresaliente, como casi siempre, de Cage.
Esto es lo que espero de los Remakes. No espero que superen a su versión matriz. Basta con que se inspiren de un rasgo, un gesto, para llevar a cabo un producto sencillo que incomode y transmita. En su sencillez y limitaciones también puede lograrse un lazo con el espectador, que si en caso fuera curioso, como en esencia debe serlo, nacería en él la motivación de buscar a la madre de culto y de esta forma ser parte de esa experiencia sensorial y cognitiva.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal