viernes, enero 06, 2017

aclaraciones (galarza / rabí)

La verdad que pensaba estar tirado en mi cama, leyendo las tres novelas que me faltan terminar, y de esta manera desentenderme de mi recuento de 9000 palabras. Sabía que un recuento de esta magnitud, en el que traté de expresar mi verdad, o como diría mi admirado Lester Bangs, “mi verdad emocional”, iba a generar reacciones. Por lo general, no suelo responder, pero en este caso haré algunas aclaraciones pertinentes a las ligerezas de Sergio Galarza y Alanso Rabí, ambos autores incluidos en mi balance. Hago esta aclaración por este medio, porque valoro muchísimo mi tiempo como para entrar en dimes y diretes por Facebook.
El primero, Galarza:
“No sabía yo que un recuento literario podía servir para atacar a editores de los que el encargado del recuento celebra algunos de sus títulos publicados.”
Me pregunto: ¿Qué puede haber en la cabecita de este señor para que emita un comentario que manifiesta su laxo carácter? Su opinión me revela lo que Galarza es: un airado opinante estratégico, un posero carcomido por la amistad sin crítica, un atarantado incapaz de diferenciar una cosa de otra. Si Estruendomudo publica libros que merecen ser saludados, pues los saludo en coherencia con mi experiencia de lectura. No hay mucho que discutir al respecto. Pero ello no me exime de no realizar todos los señalamientos a su editor Álvaro Lasso, a quien en mi recuento califico, una vez más, de sinvergüenza, y en ello me quedo chico, porque este señor es un irredento CABECERO. Con su pata, Galarza se muestra cándido, un desentendido de los maltratos (prácticas lasescas) de su editor a muchos autores peruanos a lo largo de los años. Y Galarza lo sabe, solo que nunca lo dirá, porque como ya dije, es un airado opinante estratégico. Y prefiero pensar que es así. De lo contrario, sí tendría razones suficientes para creer que Sergio Galarza es un patita ingenuo que habita una burbujita de matonería. Pisa tu pelota, semillero.
El segundo, Alonso Rabí:
“Cero en seriedad. Leo a un presunto crítico que emplea el látigo para fustigar a reseñistas que comentan libros de sus amigos o conocidos pero entra en modo servil para comentar salameramente libros editados por su empleador. Doble rasero puro. En fin.”
Decodifiquemos al escritor más aburrido de la literatura peruana contemporánea. ¿Qué hay en el mundo cerebral de este señor que a punta de esfuerzo se ha hecho conocido como “Nunca quedas mal con nadie”?
Me pide seriedad aquel poeta de la octava división que ha practicado como nadie el buenagentismo reseñil, el entusiasmo valorativo sin verdadera opinión propia y el clientelismo editorial. Si “Nunca quedas mal con nadie” es feliz viviendo así. Bien, muy bien por ti. Te felicito.
Es cierto: a José “Chocherita” Guich, tu pata, lo critiqué por su recurrente práctica del amiguismo en sus reseñas. Y la verdad, Rabí, no tenía idea que ese tipo de señalamientos eran nocivos para ti.
Ahora, me llamas servil por “recomendar salameramente” las publicaciones de mis empleadores.
No sabía, y lo sé a causa de tu comentario, que la Poesía Reunida de Blanca Varela y Obra Completa de César Moro son publicaciones que no deben ser consideradas como las más destacadas del 2016. Mi saludo a estas publicaciones es un eslabón de la cadena de reconocimientos que las mismas han venido obteniendo a lo largo del año, publicaciones que llenan un vacío bibliográfico y que han motivado charlas, conferencias y coloquios sobre las obras de este par de escritores importantes para nuestra tradición literaria.
El zalamerismo no va conmigo, Rabí. Por ejemplo, en ese mismo recuento hago una crítica a los dislates de edición de Víctor Ruiz Velazco sobre los dos primeros tomos de la obra de Eielson. Y como tú sabes, esa publicación, al igual que las de Varela y Moro, es una coedición. Bien me pude callar y así cumplir mi supuesto rol lustrabotista de mis empleadores. Pero no me callé, y no me callé por respeto a los lectores, detalle que tú nunca has cumplido cuando reseñabas. A menos que detrás de tu comentario supure la piconería adolescente (muy alterado, al punto que escribes "salamero" con "s"; zalamero es con "Z", estimado, no con "S" de sobón..., de soporífero...) por haber sugerido que tu libro, aparte de interesante, es también una invitación al sueño. Entonces, ¿quién es el practicante del doble rasero? A mí me pueden decir lo que sea en mi calidad de lector que comenta libros, pero jamás me llamarán “Nunca quedas mal con nadie”. 
En otras palabras: solo Alonso Rabí supera a Alonso Rabí.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal