martes, febrero 07, 2017

necesidad de transparencia: festival internacional de poesía

Un artículo de Víctor Vich en La República llama mi atención.
Lo leo dos veces, cosa que así, en la claridad de la mente, puedo sacar algunas conclusiones.
En primer lugar, estoy de acuerdo con el crítico en lo siguiente: sería un retroceso letal para la cultura peruana que el Festival Internacional de Poesía no continúe a razón del poco/nulo apoyo que este recibe, sea este del sector privado como del estatal.
No hay mucho que discutir: la cultura peruana es lo que es gracias a su literatura, y esta lo es todo gracias a su tradición poética. Añadamos también que la tradición poética peruana es una de las más sólidas en el mundo, por ello, la necesidad de un festival internacional poético de envergadura no tendría que ser un sueño, sino una natural consecuencia que debería contar con todo el apoyo oficial y no oficial.
Sin embargo, y quizá peque de prejuicioso, percibo cierta ingenuidad en Vich. O llámale desconexión con la realidad. Por ejemplo: si voy a escribir un artículo sobre la delicada situación del FIP, recogería todas las versiones posibles para saber la Verdad de por qué este corre el riesgo de desaparecer. El autor del texto se valió de una versión, la presentada por el organizador del festival en las redes sociales: el poeta y traductor Renato Sandoval. Y en base a esta versión tenemos este artículo que ha despertado la indignación de quienes Sandoval no quiere que se conozca su versión: la de los poetas que fueron parte del equipo de trabajo del FIP en sus tres ediciones.
Quien escribe el post publicó en el semanario Velaverde un artículo sobre la primera edición. Durante un tiempo me sentí algo arrepentido, hasta pensé disculparme públicamente con Sandoval. Felizmente no lo hice, porque desde las mismas entrañas del festival me llegaron testimonios que radiografiaban terriblemente su accionar sobre los “malos” manejos en las fuertes sumas de dinero que recibió para realizar el primer FIP.   
Lo que sus ex colaboradores, varios de ellos ex talleristas suyos, exigen ahora de él en las redes sociales, es algo sencillo como la rendición de cuentas. Hasta la pirañita de Inca Kola de Cees Nooteboom debe estar registrada como gasto, a saber. No es moco de pavo lo que señalan aquellos que habitaron en el vientre de la ballena. 
Ojalá fueran las razones esgrimidas por Vich en su artículo las que nos permitan entender la calamitosa situación del FIP. Pero no es así. El único responsable de esta posible catástrofe es Sandoval y si alguna reserva moral le queda, pues debería explicar públicamente (en principio a quienes le cuestionan) qué ha pasado con el dinero recibido en las tres ediciones del FIP. Aquí no sirve decir que el FIP se lleva a cabo con capitales privados y que como tales no están sujetos a la rendición de cuentas. Quien piense así juega en pared con discutibles criterios reñidos con la ética y la transparencia. Es precisamente la ausencia de transparencia la que ha llevado a los patrocinadores y mecenas de buena voluntad a retirar el apoyo pecuniario destinado a este festival de poesía y, por ende, a la difusión de la poesía, no a los bolsillos de su organizador.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Mira este payaso, deberían descalificarlo de los dos, solo lo descalificaron de uno.

http://diariocorreo.pe/cultura/descalifican-a-escritor-peruano-por-incumplir-con-bases-de-concurso-literario-726676/

https://es-us.noticias.yahoo.com/descalifican-per%C3%BA-obra-finalista-premio-literario-barco-vapor-211100162.html

https://www.pressreader.com/peru/diario-expreso-peru/20170125/282041916845975

11:19 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal