martes, junio 20, 2017

guiño a la corrupción (bnp)

Dos notas (1 y 2) de David Hidalgo en el portal periodístico Ojo Público pasan desapercibidas en el circuito cultural local, en especial para nuestra maravillosa prensa cultural, tan dada al hueveo, la comilona y el relacionismo en la dimensión de su cruda metáfora porno.
No es poco de pavo lo que señala Hidalgo en cuanto a la logística corrupta y delicuencial que durante años ha saqueado joyas bibliográficas de la Biblioteca Nacional del Perú, con el fin de ser vendidas en el mercado negro internacional.
Esta situación, a cualquier mujer y hombre de letras, le tiene que doler.
E indigna la respuesta de Alejandro Neyra, actual director de la BNP, puesto que pone de manifiesto una evidente falta de carácter para enfrentar a la corrupción. Obviamente, nadie, con dos de frente, estaría en contra con lo que propone: dinamizar la BNP y formar una eficiente red de bibliotecas. Saludamos esa iniciativa, necesaria por cierto, pero lo otro, el mensaje que Neyra deja en cuanto a la campaña Se buscan libros perdidos no es más que un sublime saludo al robo sistemático de libros en la BNP.
Percibo flaqueza moral y un discurso endeble en Neyra. Me pregunto: ¿en qué clase de mujeres y hombres de letras una campaña como esta no sería prioridad? Neyra se está portando como un burócrata, lo que precisamente busca esa mafia: un director huevero y sin personalidad, peor que un pecho frío, porque al menos los pecho fríos hacen el amague, elaboran un chabacano discurso de firmeza, anodino, sí, pero en onda para “mostrar” que algo se está haciendo. 
Sé que este post no gustará a mucha gente de la aldea letrada local, porque Neyra es un tipazo y me consta. Pero no se tendría que confundir la calidad humana con una gestión que está dando visos de pusilanimidad ante una rama del mayor lastre que signa a este país.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal