jueves, octubre 18, 2012

'Malos elementos'




Llega a mis manos una antología: Malos elementos (Casa Tomada, 2012) de Salvador Luis. La leo, en principio sin esperar nada del otro mundo, y la termino con la sensación de que valió la pena invertir la mañana en ella.

Se trata de una antología temática, en la que el miedo y la corrupción en el mundo de hoy son los ejes de los que se vale Luis para prologar y seleccionar. Los relatos incluidos, se entiende, quedan bajo la sombra del tópico que los agrupa, adquieren fuerza en conjunto, más allá de un par, no hay de los descollantes, pero eso sí: están a kilómetros de distancia de lo que podríamos llamar medianía.

 Cuando se realizan este tipo de florilegios marcados por un criterio general, las más de las veces se suele fracasar y caer, en estas empresas suele imperar el contenido, mucho más fuerte que la forma y la silueta escritural. No es fácil, en ningún sentido, armar un libro como este, todavía más cuando es también un muestreo narrativo de lo que no solo se está escribiendo en Perú.

Malos elementos viene legitimada por su hacedor. Si la balanza mental no me traiciona, Luis es uno de los que más ha trabajado la nueva narrativa en castellano, en general. Sea el formato que sea, nos ha presentado selecciones recomendables que reflejan su responsabilidad busquera, es decir, en su sensibilidad lectora yace su ética de antologador. Por lo tanto, sería mezquino no reconocer su gran esfuerzo, su buen olfato para detectar tapaditos, su habilidad para dotar de coherencia el corpus (algo que no es nada fácil, por cierto), enriqueciéndonos aún más el panorama de lo que se viene haciendo más allá de nuestras dachas literarias.

Una antología como esta me resulta generosa. En ella encontramos el buen relato de un narrador de primera línea: “Terminal 3” del español Juan Francisco Ferrer, de quien recomiendo su excelente novela Providence. Constatamos también el buen momento de plumas nacionales, como Carlos Rengifo y Luis Hernán Castañeda, también la presencia de Octavio Vinces y Susanne Noltenius. Y obvio, no habría que pasar por alto el reconocido oficio de las argentinas Florencia Abbate (“En memoria de tantos”) y Patricia Suárez (“La madre del monstruo”) de David Miklos de México, Sergi Bellver de España, Santiago Vaquera Vásquez de EE.UU., Eduardo Halfon (“Muñequita”) de Guatemala y Diana Ospina Obando de Colombia.

Malos elementos no es la mejor antología en la historia de la literatura, pero sí una que se defiende bastante bien, y quién sabe, ya que el fútbol y la literatura comparten más de un lazo en común, podría dar la sorpresa, una gratísima sorpresa en el curso de las próximas semanas.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal