viernes, septiembre 13, 2013

Texto aéreo

No sé si es hora de hablar de los nuevos actores del circuito literario limeño. Me refiero pues a los que han aparecido, con libro publicado, a partir del 2010. De lejos tendríamos la impresión de que estamos ante un panorama desolador. Por eso, para evitar dictámenes apurados, se hace menester buscar, aunque sea un poco. No es necesario leerlo todo, se corre el riesgo de que nos malogremos el gusto, sin embargo, tiene que haber alguien que emprenda esa tarea y ese alguien definitivamente no es este servidor. Tal y como estamos, es prácticamente una necesidad moral ir tras las voces que se confunden entre esa hojarasca de posería y falta de talento, voces que merecen una primera atención, sea por la fuerza o peculiaridad de su propuesta.
Basta revisar los programas culturales, echar una mirada a los recitales, presentaciones y lecturas como para detectar quién es quién y quién pretende ser sin que lo sea. De que hay poéticas importantes/interesantes, por supuesto que sí. Pero muchas veces estos autores no son del todo ubicados, es decir, no los vemos como actuantes de nuestro egotista circuito literario, los localizamos más que nada en la periferia. Me explico: no son parte de la fiesta del flash porque no se les tome en cuenta, sino por una decisión personal, lo cual hace aún más difícil la tarea de dar con sus publicaciones.
Hace un tiempo escribí brevemente sobre un poeta llamado Luis León, a quien conocí en circunstancias digamos dadaístas. Más allá de su opción de no querer aparecer ante los reflectores, su obra sí merecía una mayor atención y consideración que muchos que se dicen ser pero que no son. En esta línea, aunque sin el exceso vital e histriónico de León, tenemos a Christian Briceño, quien es quizá la voz de mayores recursos literarios de su generación. Haríamos bien en llamarlo escritor, lo suyo no solo es la poesía (el año pasado publicó Breve historia de la lírica inglesa), puesto que también ha incursionado en la narrativa, demostrando oficio en ambas parcelas.
Ahora Briceño nos entrega La trama invisible (Paracaídas Editores, 2013). Pues bien, el lector tiene en manos un texto aéreo, es decir, uno en el que no tendríamos que perder el tiempo clasificándolo en un género. Hasta podríamos calificarlo, como para salir del paso, de artefacto literario, en el que se dan cita la crónica, el ensayo, la poesía y la ficción narrativa, canalizados en un narrador protagonista que no hace otra cosa que recordar y reflexionar. Por otro lado, haríamos bien en ampliar nuestras miras y echar mano de una tradición poco desarrollada entre nosotros, salvo geniales excepciones, como la del diario de escritor, o dietario como prefieras. 
Aunque por momentos Briceño se muestre excesivamente cerebral, detalle que en más de un tramo resta intensidad y nervio a los capítulos, no debemos escatimar el sello de agua que consigue: una voz narrativa/poética de la que sin duda vamos a esperar mucho más.

14 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

sr. Gabriel, una consulta: ¿cuanto estás cobrando por una reseña?, un amigo escritor me dijo que tu tarifa es cercana a los 200 so. si es así; ¿dónde podríamos concretar el negocio?
gracias.

10:15 a.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

jajajaja,
tu amigo escritor te ha mentido. Es una patraña que yo cobre 200 soles por reseña. No engañes al público. Infórmate bien antes de comentar, son 1000 maracas.
G

10:19 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

y como haría, ¿tendrá alguna cuenta para depositarle, o le tengo que entregar el dinero personalmente?
espero su rpta. GRacias de antemano.

10:21 a.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

ya sea en una cuenta o personalmente, el medio es lo de menos. Primero publica algo digno de comentar y luego hablamos.
G

10:25 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Total, ¿no dice usted que cobra 1000 soles por reseña? se supone que si pago por una tengo que recibir a cambio una buena reseña sin que la calidad que tenga o no el libro publicado, importe demasiado, ¿o me equivoco?, de lo contrario sería una estafa. Saludos.

10:46 a.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

estimado: hazte un favor, lee bien: nadie habló de reseña positiva, solo dije que tienes que publicar algo "digno de comentar", que no necesariamente tiene que ser un libro bueno. O sea, el valor de la reseña como tal es inalterable: 1000 maracas. De allí, si quieres que adorne el texto a tu gusto, hablamos de unas cuantas maracas más.
G

10:53 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

¿Pero quién en su sano juicio pagaría 1000 soles por una reseña negativa? Doy por sentado que se trata de una positiva, no me considero un masoquista como para pagar a alguien una cantidad de dinero para que le diga a los lectores que mi libro es un bodrio. ¿Me dejo entender?
Por supuesto que estoy hablando de una reseña POSITIVA, o es que existe gente que le paga a usted para qué los destruya. No lo creo, verdad. bueno, y sí una reseña "positiva" cuesta unas "maracas" (como usted dice) más; ¿de cuánto estamos hablando entonces?, de verdad estoy interesado, y por supuesto que no voy a regalar mi dinero por algo que no me beneficie. Espero que haya quedado claro mi punto. Gracias, y sigo esperando su respuesta.

11:29 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

sigo esperando la respuesta; estoy por publicar mi primer libro y quiero entrar en el circuito literario local por la puerta grande. ¿Le parece bien 1200 soles para adornarlo a mi gusto?

12:43 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

¿1500?, es mi última oferta.... más sería demasiado.

6:42 p.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

zzzzzzzzzz

6:45 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

¿Quiere más?, señor Gabriel, creo que es demasiado lo que pide, con ese dinero podría pagarme la edición de otro libro. Anímese, 1500 "maracas" es bastante dinero, podría comprar muchas cosas con él, incluso podría pagarse un curso intensivo de crítica literaria si quiere (claro, si acepta el dinero) para poder cobrar mucho más por las reseñas. Véalo como un negocio a mediano plazo. Si no acepta, está bien, no insistiré. De todas maneras muchas gracias por el insuficiente interés.

7:59 p.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

para servirte, estimado, para otra vez será. Saludos. G

12:21 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

en cuanto a la reseña, es bastante vaga. fluye y todo, pero no dice cosas concretas. en fin.

7:50 p.m.  
Anonymous Chibolín del Perú dijo...

¿Quiere más?, señor Gabriel, creo que es demasiado lo que pide, con ese dinero podría pagarme la edición de otro libro. Anímese, 1500 "maracas" es bastante dinero, podría comprar muchas cosas con él, incluso podría pagarse un curso intensivo de crítica literaria si quiere (claro, si acepta el dinero) para poder cobrar mucho más por las reseñas. Véalo como un negocio a mediano plazo. Si no acepta, está bien, no insistiré. De todas maneras muchas gracias por el insuficiente interés.

11:46 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal