viernes, octubre 04, 2013

Reseñando poesía


Aprovecho un alto en la chamba y reviso un toque el Face. Felizmente, y por salud mental, no reviso todo, pero entre los enlaces que encuentro, doy con uno del poeta/ensayista José Carlos Yrigoyen, quien estrena un blog de comentarios críticos de poesía peruana última.
El blog lleva el nombre de Poema inútil.
Pues bien, uno que conoce a Yrigoyen, que ha pasado horas de horas hablando de poesía con él, más o menos tiene una idea de cómo sería esta incursión, supuestamente ahora constante, en el reseñismo poético. Sé lo que puedo esperar de él, pero lo que más espero es que  nunca renuncie a la marca de agua que configura y alimenta su estilo: la ironía. Es que sin ironía, no hay Yrigoyen. Al respecto, revisemos sus maléficas reseñas en NMN y el fresco ensayo La hegemonía de lo conversacional.
Sin mentir, estamos ante uno de los lectores de poesía más serios que conozco, quizá el más voraz, al punto que más de una vez le he preguntado si corre el riesgo de malograrse el gusto. Es que buscar poesía peruana puede llegar a ser un genuino viaje edificante y a la vez una inmersión en los bajos fondos de la huachafería. Así es, huachafería en estado de gracia: no hay poeta peruano alguno capaz de aceptar que haya escrito un mal poema, un desechable poemario. Si hablamos del ego en el circuito literario peruano, de su fuerza nutricia, tenemos que mirar a nuestros poetas. Vayamos a un recital y presenciemos: el/la poeta mirando el techo, botando humo como una locomotora, bebiendo chelita como si fuera café, jurándosela, menospreciando a los asistentes en la franqueza del pensamiento no hablado, aseverando previa a la lectura que el poema lo escribió con la anuencia de los espíritus de Martín Adán, Eielson, Vallejo, Eguren y Verástegui. “Voy a leer este poema, no tiene título, pero es lo más visceral y humano que he escrito el día de hoy mientras captaba impresiones en el Metropolitano”. (Ni hablemos de las performances.)
O sea, el poeta/ensayista la tiene difícil, porque opinar sobre poesía peruana es como meterse en una barra brava, en una manifestación de la CGTP. Pero hay que hacerlo, alguien tiene que cartografiar este universo posero que nadie quiere diseccionar, más aún cuando este universo posero goza de la falsa legitimidad del amiguismo, de la opinión comprada, interesada, de la arrechura de no pocos poetas consagraditos que sueñan con levantarse a la poeta de moda, empresa que alegremente les hace avalar las más injustificables porquerías.
Hasta el momento, en Poema inútil han aparecido tres reseñas. Todas celebradas en Facebook. Es que al pueblo le gusta la sangre. Pues bien, puedo tener algunos desacuerdos en lo que se dice de lo último de José Rosas Ribeyro, una opinión favorablemente tibia en cuanto a Manuel Fernández y un acuerdo total sobre Marco Martos. Y obviamente, espero las reseñas sobre los veteranos Róger Santiváñez. Dalmacia Ruiz Rosas y Mirko Lauer, y las de los semilleros Jota Picón y Christian Briceño.
Ahora, no tengo bien claro si en PU se reseñaran publicaciones que solo hayan aparecido este año. De ser así, sugiero que las reseñas también aborden publicaciones de años anteriores, a partir del 2010, por ejemplo. De esta manera la cartografía sería mucho más rica, iluminadora y, por qué no, más sangrienta.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Gabriel, eso es algo peruanísimo: la pose. O quizás en otros lugares la vaina sea igual, pero acá en Perú se da en todos lados. Los computados subtes, los computados bohemios, los computados académicos, los computados anti-bohemios y los computados que lo son porque no hay otra manera de vender(se) mejor. No solo hay que tener ironía, sino también muchos cojones. Un saludo.
Marco Zanelli.

11:17 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

No, la vaina no es igual en otros lugares (aunque en algunos quizás sí). Pasando a lo de huachafería, ¿no son huachafos los dos versos siguientes:
1)"La URSS hizo estallar la primavera"(Neruda, a propósito de no sé cuantos kilotones explotados por la ex URSS).
2)"El tiro al blanco, debería llamarse tiro al negro" (Nicolás Guillén,fungiendo de nada espontáneo socialista).

11:17 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal