martes, agosto 12, 2014

111


Creo que fue un error releer no pocos pasajes de Diarios de John Cheever el día de ayer. La verdad, no pensé que fuera a arrepentirme de la decisión, más de una vez, a lo largo del día.
Llevaba media hora de retraso y antes de salir de mi casa, hice lo que siempre hago, cojo un libro, no importa si aún me falta leerlo o si ya lo he leído, y me lo llevo para leerlo en el taxi y en las benditas horas muertas de la chamba.
Iba pues a la fija. Aún siento los brotes emocionales de la lectura de estos diarios, que bien deben figurar en la cantera de todo lector. Una experiencia que nos testimonia del corazón destrozado de uno de los más grandes narradores del siglo XX, narrador que a la fecha goza de frescura y juventud, el más llamado a sobrevivir de los llamados a sobrevivir.
Me interesaba, no sé a cuenta de qué, releer sus diarios. A lo mejor se deba a que en las últimas semanas he estado releyendo no pocos de sus cuentos emblemáticos. Bajo esta idea cogí Diarios pero lo que no tenía presupuestado era que desde el taxi iba a ser presa de toda la tristeza, frustración y hastío vital de Cheever. Abrí la librería con una pesadez, pesadez que sentí en todo el día, y para colmo, seguía releyendo los diarios, como si me gustara el golpe.
En más de un momento cerré el libro y me dije que no lo abriría hasta horas después, decisión que no cumplí, porque no pasaba ni un cuarto de hora para volver a esas páginas. No sé cómo terminé el día. Para colmo, de regreso a casa me había olvidado de hacer las cosas que tenía que hacer luego de cerrar la librería, había pensado en darme una vuelta por Polvos Azules para comprarme algunas películas que tenía en agenda.
Sin duda, Cheever me cagó el lunes.
Una vez en casa no quería hacer nada, solo escuchar música y dormirme lo más temprano posible y de esta manera empezar con otras vibras el martes.
Busqué bandas sesenteras y setenteras en Spotify y encontré una maravilla que me rescató del hastío del día, de Cheever, que no es poca cosa. Toma nota: el álbum Let´s go de The Guess Who.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal