sábado, abril 25, 2015

282

Llego a casa temprano. La charla con Ulises Gutiérrez en el Virrey de Lima salió mejor de lo que pensaba. 
Al regresar, fui por el camino de siempre, por una casi deshabitada Camaná, que esperaba el punto azul de la noche para desatar su furia. En mis pensamientos, hacía un recuento de lo que me viene ocurriendo en estos días, del exceso que deposito en todas las cosas que hago, cosas que a fin de cuentas no sé si están bien o no. Pero como bien dijo un cineasta: “hay que hacer las cosas, hacer las cosas”. 
En el cruce de Colmena con Camaná, decido caminar hacia la Plaza San Martín. La idea es perderme entre los islotes humanos que alberga la plaza. Hubo un tiempo en que me perdía entre esos islotes, en los que intentaba, según mi creencia de ese tiempo, aprender algo de política, pero la política en acción que sin duda no podía aprender de los textos. Quería ser un virtual testigo y partícipe de lo que se debía hacer para cambiar el mundo. Me gustaba escuchar a esos tíos, no por lo que decían, sino por la manera que lo hacían. En sus ojos podía ver la satisfacción que les producía el discurso que pergeñaban, su importancia que exhibían al menos durante un par de horas. Aunque no entendía del todo sus conceptos de revolución, aplaudía fuerte luego de escucharlos. Y ahora que volví, los sigo viendo, siguen, pero más ajados, pajizos, pero con la misma actitud revolucionaria. 
Al llegar a casa subo al Face algunas fotos de la charla de hace algunas horas. 
Como estoy en el Face también me entero de algunas cosas que me sorprenden, pero en realidad no debería sorprenderme tanto, pero qué le puedo hacer, hay pues quienes no entienden una broma, que toman demasiado en serio mis palabras, hasta cuando las digo con ironía y humor.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal