domingo, junio 29, 2014

89


Me la pasé durmiendo, casi todo el día, y a las justas llegué para los penales entre Costa Rica y Grecia. Los ticos tuvieron más sangre fría, y eso que son nuevos en esta clase definiciones, en las que no necesariamente gana el mejor. Bien por los ticos, bien por su entrenador Jorge Luis Pinto, que tuvo el detalle de besar la camiseta blanquiazul que le lanzó un fanático peruano.
*
Días atrás leí varias notas que llamaron mi atención, me hubiese gustado comentarlas, pero no pude, ya sea por el mundial, las lecturas o la música.
En realidad, no debe sorprender lo que viene ocurriendo con el presidente regional de Cajamarca Gregorio Santos, que en estos momentos ya debe ser compañero de celda del mafioso Álvarez. Lo que se decía del artífice de “Conga no va” tenía su tiempito y la fiscalía no cayó en el juego de la respuesta fácil, sino que reunió pruebas contundentes sobre este sujeto que se pintaba como una de las esperanzas de la izquierda peruana para el Siglo XXI.
Me es difícil no pensar en la actualidad de la izquierda peruana, en su desesperación que la lleva a seleccionar líderes sin antes hacerles un rastreo previo, sin ningún tipo de inspección moral y ética de sus acciones. Ya sabemos que la emoción es la marca de agua de la izquierda peruana, como también el silencio ante los actos de corrupción de sus líderes. Silencio con Santos. Silencio con los anticuchos de Susana Villarán en la Caja Municipal de Lima.
Por eso se burlan de ellos como se burlan.
Si tuvieran autocrítica, las cosas empezarían a ser algo distintas.
Medio vaso de desahuevina no les vendría nada mal.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal