sábado, julio 12, 2014

96


En las últimas semanas del año pasado, dije en este blog algunas cosas que no gustaron, la más chocante, y lo pongo de ejemplo para graficar hasta qué punto pueden llegar los egos revueltos de los escritores peruanos. Pues bien, dije que no haría recuento literario porque el 2013 era de lejos el peor año literario del que tenga idea. Hacer un recuento de ese año no era más que un espaldarazo a la mediocridad. Con esto no quiero decir que todo lo que se publicó el año pasado haya sido malo, para nada, sin embargo, era consciente de que los títulos rescatables/destacables eran insuficientes ante la cantidad de títulos que tarde o temprano conocerían el olvido.
Felizmente, mis predicciones fueron acertadas, porque también señalé que este 2014 iba a ser mejor.
Y por lo que vengo leyendo, lo es, cosa que me deja muy tranquilo porque eso hará que comente buenos libros.
Así es, machetear libros tiene su gracia.
Pero más sano es recomendar títulos que valgan la pena, sumar, pero no sumar por sumar, sino aplicando el rigor generoso.
Es que hay que leer buenos libros. Tenemos tan poco tiempo para leer que ese poco tiempo los tenemos que aprovechar bien.
Los malos libros tienen que ser señalados. Un mal libro le quita espacio a uno bueno.
Obvio, no estoy diciendo nada del otro mundo. Lo sé.
*
En los últimos meses he leído y releído algunos libros peruanos no menos que recomendables, como Crimen, Sicodelia y Minifaldas de Yrigoyen y Torres Rotondo, El hombre de Pompeya, de García Miranda, Umbrales de Jara, Gaijin de Higa, Tambores invisibles de Fernando Ampuero, la reedición de (Ella) y Punto de fuga de Thorndike y Gamboa respectivamente, Austin, Texas 1979 de Ángeles, Un olvidado asombro de García Falcón, Las siete bestias de Crist Gutiérrez-Rodríguez…
Y espero leer más títulos de mujeres, que espero estén a la altura de esta buena racha que no hay que dejar de resaltar.
*
Bueno, a los interesados, les paso mis actividades en la próxima FIL.
Antes, debo decir lo siguiente: todos los libros que presentaré están de la puta madre.
Saca tu cuaderno Loro y apunta:
Domingo 20 de julio: Kaddish de Allen Ginsberg.
Miércoles 23 de julio: Tambores invisibles de Ampuero.
Sábado 26: Camanchaca del narrador chileno Diego Zúñiga.
Lunes 28: Las siete bestias de Gutiérrez Rodríguez.
Domingo 3 de agosto: Mesa redonda sobre la novela negra en el Perú, con Ampuero, Gutiérrez-Rodríguez y Aldo Pancorbo.

4 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

¿Cuál será el precio de Kaddish? Saludos.

1:47 a.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

es la edición que publica Anagrama y no tengo idea cuánto costará
si averiguo antes, te informo por este medio
saludos
G

11:08 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Y en poesía cómo vamos, Gabriel? Igual de mal?

mrc

12:55 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Gabriel, también me interesa saber cuánto estará el libro.

A.

10:44 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal