sábado, julio 05, 2014

93


Un día de sol fugaz.
Después de mucho tiempo me levanté con la ayuda del despertador. A primera hora tenía que hacer algunas gestiones en la clínica donde se encuentra mi abuelita.
*
Mientras me dirijo en el taxi, termino de leer Crimen, Sicodelia y Minifaldas de Carlos Torres Rotondo y José Carlos Yrigoyen.
(Sobre esta publicación haré una reseña y espero que sea publicada en un par de semanas.)
*
Esta historia de la serie B en el Perú no solo suscribe a la producción cinematográfica y audiovisual, también aborda la literatura y el comic.
Pues bien, llama mi atención uno de los capítulos, el dedicado al narrador Carlos Carrillo, a quien ya deberíamos considerar como el escritor de culto de la literatura peruana contemporánea.
Así es, de culto.
Pero tranquilo, narrador, no te sientas amenazado, ser un escritor de culto no siempre es ser uno reconocido. Ya te tocará, tiempo al tiempo. Pero en el caso de Carrillo, se unen estas dos características. Su poética, como a lo mejor más de un efectista piense, no yace en la posería, sino en un híbrido producto de la fusión del Heavy Metal y la literatura gótica.
Puedo o no estar de acuerdo con esta propuesta. Así como le reconozco méritos, también señalo los defectos de la misma. Ahora, lo que diferencia a Carrillo de muchos escritores que hacen propaganda en el discurso extraliterario, radica en que este pata sí es consecuente. Digamos que “conoce” de lo que escribe, no sé si viva lo que escribe, en realidad no me interesa saberlo, me basta con que se haya mantenido fiel a sus postulados, que no se haya entregado a la fiesta tonta de la narrativa peruana actual. Por eso Carrillo tiene seguidores, por eso ha agotado cuatro ediciones del cuentario Para tenerlos bajo llave.
Hace un tiempo tuve la oportunidad de entrevistarlo. Como bien sabes, o si aún no lo sabes, durante algunos años realicé, periódicamente, entrevistas a no pocos de los entonces nuevos escritores peruanos. No los entrevisté a todos, no soy demagogo, pero sí a los que consideraba que hacían gala de una poética interesante. Eran pues otros tiempos, una realidad muy distinta a la de hoy. Algunos reafirmaron la proyección inicial, otros se perdieron, más de uno no se recuperó, un par forjó poder desde la academia, uno se dedica a la compra y venta de autos, dos a la gastronomía… O sea, de todo. Pues bien, y aunque no era precisamente un narrador nuevo, decidí que había que entrevistar a Carrillo. No recuerdo cuál fue el motivo, seguramente a razón de la cuarta edición de su cuentario. Lo que sí recuerdo bien es que esa entrevista ha sido la más complicada de hacer. A lo mejor me anime y escriba algún día sobre el Backstage de esa entrevista.
Si gustas, la puedes leer aquí.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

hola, una consulta, ¿sabes si la novela (memorias de un pitufo sodomita) ya está en librerías o sabes algo acerca de su futura publicación? (en la entrevista es del 2008 ,creo, y anunciaban su salida para ese o año o para el siguiente año). bye

9:43 p.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

hola,
Todavía no se publica la novela.
Saludos
G

11:27 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal