domingo, julio 06, 2014

94


Una de las películas que llevaba tiempo buscando y que no encontraba era Secret Window de David Koepp.
Cierto.
No se trata de una obra maestra. Y quizá algún lector del blog se pregunte cómo es que la buscaba tanto, peor aún, tratándose de una de mero entretenimiento.
Secret Window no es una película difícil de hallar. La puedes ver subtitulada en castellano en Internet y la he visto todas las veces que he podido mientras recorría los canales de cable.
La vi hace poco más de diez años, en una de las salas de los multicines de Garzón, en la última función de un domingo en la noche.
Me gustó por dos razones: una historia inteligente, que en ciertos tramos requería de una mayor concentración de mi parte. Y la segunda razón, debido a un par de actorazos, Johnny Depp y John Turturro, y por Maria Bello, actriz de carácter que ha tenido la mala suerte de no encontrar un protagónico a la altura de su talento histriónico, una actriz que, al igual que Jennifer Connely, y en su momento Andie MacDowell y Elisabeth Shue, bien podría formar parte de la historia de las grandes actrices encasilladas en su belleza.
Daba la casualidad que cada vez que preguntaba por esta película o bien me decían que se había agotado o que no la tenían. Lógicamente, no hablamos de una que puedas encontrar en los espacios de películas caletas, sino en cualquiera en donde se vendan películas de estreno. Antes de recorrer el Pasaje 18 de Polvos Azules, iba primero a los stands en los que al vuelo me ofrecían la última novedad de la cartelera. Siempre salía decepcionado y a lo mejor esa decepción me estimulaba a comprar más de lo que pensaba en el 18.
Pues bien, hace unos días, pasé un “toque” por Polvos. Lo de “toque” es un decir, puesto que lo hice para cortar camino y de esta manera evitarme un vueltón. Pero en lugar de hacerlo de la manera convencional, lo hice, y no sé por qué, por el sótano, por donde camino muy poco cada vez que voy a este centro comercial. Caminaba despacio y sin preocuparme por la vida, y sin pensarlo, me encontraba revisando catálogos de estreno, entonces le pregunto por preguntar a la señora encargada por La ventana secreta, a lo que ella me responde con un contundente “en la que Johnny Depp hace de un escritor loco”.
Sentí que me quitaba un gran peso de encima, vinieron a mi mente las ocasiones en las que preguntaba por la película, en las ocasiones en que me preguntaba por qué tenía tanto apego por una película menor, pero la respuesta no era del todo complicada. Secret Window es una película menor que me gusta mucho y con ese motivo basta y sobra.
La compré y antes de irme le dije a la señora que llevaba tiempo buscando esa película, a lo que ella sentenció con un “te hubieses pasado por aquí, hijo”.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal