jueves, enero 18, 2018

cuando no se condena

En la tarde un amigo me pasó un video en el que a Marisa Glave se le pregunta por la memoria.
Bueno, a Glave aún le doy crédito y está a tiempo de enmendar ciertas posturas discursivas divorciadas de la honestidad y del sentido común.
Es que la ideología ataranta, sí.
Al respecto, tenía esperanza de ver/leer pronunciamientos sobre el asesinato del oficial venezolano Óscar Pérez. ¿Qué tendría que pasar en Venezuela para que los líderes de la izquierda peruana se desahueven?
Silencios como los de ahora confirman la dependencia no ideológica, sino económica que nuestra izquierda ha tenido con la dictadura de Hugo Chávez. Por eso, cuando su sucesor Nicolás Maduro comete este tipo de atropellos en nombre de “revolución” y el orden interno de su país, no se tiene otra opción que mirar para otro lado. Este silencio fundamenta la sospecha sobre las dádivas chavistas recibidas por los grupos y movimientos de izquierda locales. Se supone que la defensa del respeto por las vidas de mujeres y hombres  no tiene que depender de filiación alguna, con mayor razón cuando se sabe que a Pérez lo masacraron estando rendido.
A lo mejor, los representantes de la superioridad moral tengan razón en cada uno de sus postulados discursivos, seguramente este país será mejor de estar en sus manitas, pero hasta que no alcen la voz condenatoria contra regímenes que violan paulatinamente los derechos humanos, de poco les sirve tentar ser el mayor poder político. 
La situación empeora cuando día a día vemos la realidad del sistema socialista del siglo XXI, la corrupción, hambre y miseria que genera. Así es: miles de hermanos venezolanos sobreviviendo en la capital. Eso es lo que el votante de a pie ve cada día, como también el mutismo ante lo que se supone tendría que ser una obvia condena. 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal