miércoles, julio 02, 2014

91


Mi abuelita se puso mal el lunes.
La llevamos a la clínica.
Casi rompo las piernas de un par de enfermeros, que estaban más preocupados en ver el mundial que en atender a los pacientes que llegaban a la sala de emergencias.
Felizmente, lo de mi abuelita está bajo control y se quedará internada algunos días para las respectivas revisiones.
Ayer, mientras la acompañaba, vimos juntos el Argentina-Suiza.
No es mi intención comentar el partido, pero a razón de una pregunta que me hizo Richard, me puse a pensar en la verdadera carencia de la albiceleste. Carencia que se viene repitiendo en varios mundiales y que considero el punto flojo de las selecciones argentinas.
El arquero.
Argentina no tiene arquero. Algo de por sí contradictorio puesto que este país sí puede jactarse de tener muy buenos arqueros.
Pensemos en sus últimos arqueros mundialistas. No es que sean malos, en absoluto, pero algo pasa con ellos cuando deben enfrentar esos claves momentos de presión, en los que se necesita de cabeza fría y experiencia control de tiempos. Tanto Caballero, Franco (con él habría que ser más justos, entró por un lesionado Abbondanzieri en el partido de cuartos con la anfitriona Alemania en el 2006) y Romero no han podido estar a la altura, no ofrecen confianza.
Como dije, no son malos arqueros.
Pero casi toda su carrera la han hecho en equipos europeos de media tabla, en los que valía solamente cumplir. O sea, nunca han estado acostumbrados a la presión del estadio, menos a la definición de penales (recordemos a Franco cuando se regalaba contra los alemanes).
Me pregunto qué es lo que pasa con los entrenadores argentinos que confían un puesto tan delicado en arqueros que juegan en el exterior, como si en el campeonato argentino no existieran arqueros acostumbrados a la presión, como si esos mismos arqueros no disputaran instancias decisivas de las copas Libertadores y Sudamericana.
Un ejemplo de lo que vengo diciendo: Si Abbondanzieri, titular indiscutible de Boca, no se lesionaba en ese partido contra Alemania, Argentina la hacía en ese mundial.
Ahora, la actual selección argentina no es una maravilla, más bien está en deuda. Sin embargo, su entrenador haría bien en poner a Orión bajo los parantes. Tampoco Orión hará que la selección juegue como se espera, pero al menos hará que está sienta una seguridad real en el arco.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

¿Tú crees? yo creo que Romero, Mascherano, Garay, Di María y Messi han sido los puntales del equipo; Romero contra Irán salvó un montón de tiros de gol.

3:32 p.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

tú lo has dicho, estimado. "Contra Irán", selección que hizo un partidazo.
Ss
G

2:44 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal