viernes, julio 04, 2014

92


Desde este espacio envío todo mi cariño a las enfermeras de la clínica Maison de Santé, que vienen atendiendo a mi abuelita como una reina. Claro, se pensará que ese es el trabajo de las enfermeras, atender lo mejor posible a los pacientes, que la recuperación de estos sea lo menos dolorosa. Pero no puedo pensar solamente en eso cuando se nota el afecto y una genuina preocupación, detalles que desde que tengo uso de razón mi abuelita ha generado en los demás. Mi abuelita puede ser la mujer más generosa, cariñosa y servicial que pueda existir, pero también es cierto que su carácter es no menos que difícil, en cierto punto distante, pero una vez que se supera este bache, accedemos a una bonhomía que muy bien quisiéramos que fuera nuestra.
*
Mientras ella descansaba, prendí la Laptop y me puse a ver los dos últimos episodios de la primera temporada de True Detective.
*
Se viene escribiendo mucho de esta serie y todo lo bueno y malo que se diga de ella yace en una entendible justificación. Lo que ahora escribo de esta no pretender ser un análisis, sino más bien un testimonio fugaz y soberanamente impresionista. La serie, sin más, es demasiado buena, aunque apurada en su desenlace, como si se hubiese perdido más de una buena oportunidad para desarrollar las pequeñas sociedades presentes a lo largo de esta primera temporada.
Pero entiendo el ánimo y me aúno a los seguidores que consideran a TD como una serie de culto, con mayor razón en cuanto a los seguidores de las novelas góticas y de terror psicológico, pero de esas novelas y autores de verdad. No me refiero a las tonterías que vemos en las actuales, sino a esas que vienen de la estirpe gótica y de terror psicológico de entre siglos, relacionadas con el maestro Lovecraft. Si gustas de los rastreos, lean este artículo de Andrés Hax, cosa que así tendrás una idea más clara de las influencias literarias de esta serie.
Bastan los primeros episodios para engancharnos, y es gracias a la contundencia de esos primeros capítulos que algunos hayamos especulado sobre una especie de presencia paranormal en la trama, lo que, felizmente, no es así. Ahora, imposible no destacar el excelente trabajo en todos los aspectos, sea en música, guión, fotografía, y obviamente, en el no menos que inolvidable trabajo actoral de Woody Harrelson y Matthew McConaughey.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal