sábado, junio 13, 2015

305

No me levanté temprano, como sí otros días. Tampoco era tarde, solo llevaba hora y media de retraso en las cosas que pensaba hacer en esta mañana de sábado. Abrí el archivo que vengo escribiendo sobre uno de los mejores editores en español hoy en día. Leía lo avanzado y tachaba párrafos para luego mejorar la idea. Por momentos me trababa en el estilo, como también en el contenido de lo que quería transmitir de este editor. 
Vuelvo entonces a las redes sociales, porque me acaban de pasar el dato de una buena entrevista a James Ellroy. Tengo que entrar a las redes sociales para dar con el enlace de la entrevista en cuestión. Pero me quedo un rato mirando muy al vuelo lo que hacen y suben algunos contactos, pero ahora sí medido para no tener la mala experiencia de los días anteriores. Pero me quedo un toque más de lo que debía, puesto que encuentro las fotos de dos amigas, que son asiduas lectoras de Selecta: Pamela y Karina. 
Si los cálculos no me fallan, ambas no deben pasar del cuarto de siglo, muy jóvenes, sensibles y sumamente salvajes. No pasan desapercibidas y, al menos en el caso de Pamela, es de armas tomar. Seguramente lo será también Karina, pero a ella todavía no la veo masacrar a un tipo con ínfulas de seductor en plena calle, valiéndose de los conocimientos de las técnicas marciales orientales. 
Ambas no se conocían, pero se conocieron en Selecta. En este lugar también se enteraron de que estudiaban en la misma universidad aunque en ciclos distintos. De paso, como mujeres buenas de carácter, exhibían un furioso y romántico izquierdismo. Nunca les he dicho nada sobre sus posturas políticas, por la sencilla razón de que siempre he visto en ellas una coherencia, como la que vienen demostrando últimamente contra los abusos que el estado pretende legitimar contra la mujer. Junto a un grupo de amigas más, se reúnen y salen a protestar, tal y como hicieron hace unos días atrás, hecho que testimonian en las fotos que estoy viendo. 
Miro las fotos que han subido al Face, parecen guerreras a las que no les importan las represalias de las fuerzas del orden, que les lanzan gases lacrimógenos. No retroceden, más bien, alzan más la voz y meten miedo a los policías, que no creen en la debilidad de las mujeres, la aparente debilidad, pero sí en su mirada impregnada de fuerza ventral, producto de la convicción que tienen de sus propósitos. ¿Qué decirles? Por un momento, me siento tentado en escribirles y así expresarles lo bien que me hace ser su amigo, pero no, pienso que este gesto será insuficiente, por eso, me limito a un sencillo y genuino Like.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal