miércoles, septiembre 02, 2015

350

Me sorprende el día de sol y me demoro en tomar el duchazo mañanero porque mi perro ha escondido mis sandalias. Mi cuñada me advirtió de la hiperactividad de este pequinés, y pese a estar preparado, me quedé chico en mis pronósticos. Me di por vencido, si seguía buscando la guarida de calzado que ha construido el cachorrito, iba a demorar en abrir el stand de la librería en la PUCP. 
Salí con algo de apuro y pese a usar algo ligero, sentí la punzada del calor, hecho que hizo que recordara mi vía crucis del último verano, seguramente el peor en años. Tomo un taxi a la universidad y en vez de seguir leyendo Paisaje sudafricano de Coetzee, me pongo a pensar en la posibilidad de no hacer nada en el verano. Para ello, debo ahorrar, ser más inteligente en mis gastos y, de esta manera, poder pasar esos meses en algún departamentito de Chaclacayo y sentirme seguro y productivo bajo el amparo del frío. 
Esta es una idea que he venido barajando desde hace mucho tiempo y creo que ya es momento de llevarla a la práctica, a la verdad en esencia, abandonando los meros e ideales deseos personales, es decir, no quedarse en la enunciación. Para mí, esto no es poca cosa, tengo un serio problema con el calor, con lo inclemente que pueden llegar a ser los rayos solares, con las secuelas que dejan en mí  y por lo que me cuesta salir de esas secuelas. Más de uno no me cree cuando les hablo de esto, tienen que verlo para saber que es cierto, tal y como ocurrió hace unos días con una pareja de enamorados, pareja amiga mía, que fue testigo de un súbito sangrado nasal. 
La paranoia se apoderaba de mí. Hace unos días leí que en el verano tendríamos una temperatura de 35 grados, como mínimo. Quizá esta paranoia se refuerza con la sensación térmica que hay dentro del taxi. Debía calmarme un poco, respirar y hacer que las cosas vuelvan a su cauce natural, como estar pensando en lo que debo estar pensando, haciendo lo que debo estar haciendo. Mi cajetilla estaba vacía y opté por pedirle al taxista su periódico que tenía enrollado al lado del cambio. Me pongo a leer como leo los periódicos: de atrás hacia adelante. En estos instantes hace falta desgracia ajena, que ubique en su exacto nivel la ridiculez de la mía. 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal