domingo, octubre 25, 2015

375

Desde hace unos días, lo único que veo en las noticias es la aparición del Huracán Patricia. Lo veo en todos los noticiarios, nacionales e internacionales, y me gusta ver la aparición de ese huracán salvaje de nombre no menos que salvaje. Quizá pienso en el huracán y su nombre, asociándolos a una especie de estrépito condimentado con estrés, más o menos en la onda de lo que fue la semana, que ahora que está por terminar, me permite aseverar que ha sido muy heroica en todos sentidos. 
Siento que muchas cosas llegaron a su límite. Para darles una solución he tenido que esperar, puesto que la feria en la U de Lima me resultó por momentos adrenalínica; a saber, el mismo día que tenía que retirarme de la feria, lo debía hacer rápido, ya que en la noche tenía una conversa con Miguel en la librería El Virrey de Lima. 
Conozco bien la obra de Miguel y sabía por dónde encausar la conversa, partiendo de su inmensa novela La violencia del tiempo podía armar un eje temático. Para mi buena estrella, las cosas salieron muy bien, Miguel me demostró por qué es el escritor y maestro que es. 
No lo voy a negar, sentí alivio. Como ya sugerí líneas atrás, he tenido una semana difícil, específicamente, en cuestiones de salud. Los dolores de cabeza y en los ojos harán que vaya a revisarme en los próximos días. Lo que más temo es que aumenten mis medidas de vista, el cambio de gafas está más que cantado, pese a que las llevo usando durante algunos años, acepto que no me siento cómodo en ellas. De paso, aprovecharé en que me chequeen algunos dolores musculares, uno de ellos realmente insoportable. 
Mientras tanto, me preparo el desayuno y selecciono algunos discos que escucharé durante la mañana. Salgo un toque a comprar los periódicos. En el camino, como ya es inevitable, me cruzo con un par puntas de mi adolescencia. Estaban conversando en el mismo kiosko en donde compro y después de algunas palabras de rigor común y aburrids, me preguntan si me animo a jugar basketball con ellos. No necesariamente esta mañana, pero sí podríamos hacerlo el próximo domingo. De hecho que sí.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal