martes, octubre 27, 2015

376

Ni bien me levanto, reviso una película alemana y escucho una canción que tenía guardada en el mail. Después aprovecho en ponerme al día en algunas cuestiones de actualidad política, la literaria no me interesa tanto porque sé de qué va. 
También abro un archivo que estuve trabajando ayer, un texto que airea los dos que iba trabajando y que de a pocos se me están yendo de las manos, aunque para bien. La razón es muy simple: me han salido más largos de los que pensaba en principio. Eso me ocurre cuando no medito mis temas y solo me aboco a las generalidades, convirtiéndome en un abanico de posibilidades temáticas y expresivas, en un desorden que como tal me resulta grato, pero ese placer no se ajusta a la idea original, lo cual deviene en trance. Para darles un respiro y, de paso a mí también, me puse a escribir otro que del que sabía qué es lo había que decir. Si las cosas me salen bien, lo redondeo hoy mismo y lo envío para su publicación. 
Cerca de las ocho de la mañana, me sirvo café con leche, más dos panes con queso. Me dirijo a la sala y saludo a Silvestre y a mi perro. Ya es un hecho, ahora pueden vivir en paz, se reconocen los olores y los sonidos de sus maullidos y ladridos. Me siento en el sillón y me pongo a revisar algunos reportes de ventas de algunas editoriales. No me pregunten cómo llegan estos reportes, sencillamente, llegan a mis manos. Por ejemplo: anoche salí a fumar y encontré en la puerta un sobre que decía Confidencial. Mientras leo los reportes, los leo muy al paso para ser más sincero, pienso en las mentiras de más de uno, en lo que dicen para la platea virtual, creyendo en el falso éxito y no aceptando que el reconocimiento de los lectores les son ajenos.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal