miércoles, junio 28, 2017

marcha

Aunque no fue en la mañana de hoy y no estoy seguro si fue en la de ayer, pero esto ocurrió: desperté, prendí el televisor y vi a Luz Salgado.
Esa sola experiencia bien puede justificar todas las precauciones necesarias para cuidar la estabilidad zen del día, más aún cuando uno se conduce bajo cábalas.
Por alguna extraña razón, decidí ver la entrevista a la congresista naranja. En principio, creí que se trataría de una monserga más sobre el indulto al patriarca del clan Fujimori. Pero no, Salgado no hablaba del posible indulto a su patrón, sino de la incoherencia de los colectivos de izquierda que han programado una marcha contra el posible indulto a Fujimori para el viernes 7 de julio.
Dijo algo más o menos así: “Se marcha contra Fujimori, ¿por qué no se marcha también por los crímenes de Madre Mía? Hipócritas. Doble caras”.
Claro, la estrategia de Salgado es presentarnos un arroz con mango discursivo, pero si separamos el contenido de su discurso de la exposición del mismo, se presenta una verdad que haríamos bien en tener en cuenta: la doble moral de los colectivos de izquierda, contra la que poco o nada pueden hacer cada vez que se les señala su incoherencia de principios. Y jode más –como a mí, que no soy de izquierda, menos de derecha– que lo diga precisamente una de las representantes más acérrimas del fujimorismo, una de las pocas voces que goza de aceptación entre millones de peruanos. 
Sobre la marcha de la próxima semana, participaré de ella. Y aprovecharé en acercarme a los líderes de los colectivos que la organizan, varios de ellos amigos y conocidos a los que no veo en tiempo. Hay que dejarse de huevadas y respetar los principios que rigen la defensa de los derechos humanos, que va más allá de preferencias políticas e ideológicas.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal