martes, enero 23, 2018

subestimar

Mientras termino las últimas etapas del libro que venimos editando, veo recién cómo van las redes, esas capas de realidad paralela en contraposición a la que participamos todos los días.
Más allá de alguna que otra queja a razón del tráfico, no he sido testigo de condenas por la visita del Papa. Por el contrario, son muy pocas las ocasiones en las que he visto a muchísima gente feliz, cuya alegría, vamos a aceptarlo, resultó contagiante. Caso contrario en las redes, en donde la condena ha estado a la orden del día, la mayoría obediente de la indignación estratégica.
Como el apuro identifica a las redes, no se han hecho esperar los comentarios vejatorios hacia mujeres y hombres que profesan la religión católica. La falsa superioridad moral e intelectual de nuestros censores de las buenas costumbres puede llegar a ejercer un efecto contrario a lo que se busca toda vez que hablamos de democracia o se critica el sistema.
Somos tan superiores que creemos que el mundo es como lo pensamos y que tiene que ser tal y como lo enunciamos. Si algo ha dejado la visita de esta autoridad eclesiástica, sea con sus bemoles e inadmisibles silencios, es que hay una población a la que no hay que subestimar por no pensar como uno. Podríamos decir lo mismo cuando nos referimos a los simpatizantes del fujimorismo. Estamos hablando de un fervor que no entiende de razones, ni de doctrina ideológica. 
La dimensión emocional en la que yace y refuerza la simpatía política en este país puede generar más de un sinsabor. Se ha perdido muchísimo tiempo en agendas ideológicas y en reclamos nacidos en burbujas, años en los que el fujimorismo fue una pasión contenida a la espera de manifestarse.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal