lunes, junio 15, 2009

La fujimorización de la bufalada


Me había prometido no escribir de política. No porque sea un tema que me arredre, por el contrario, la política me apasiona tanto como el rock y la literatura. Sin embargo, no hacerlo en estas circunstancias es ser un involuntario cómplice de las tropelías que a regalada gana viene ofreciendo el gobierno del partido aprista, que en consecuencia con sus décadas premunidas de dobles discursos sigue escribiendo su historia con sangre.
Para nadie, pensante claro está, es un secreto que este segundo mandato de Alan García está marcado por el criterio de la caballada en pos de hacernos olvidar su nefasto primer gobierno signado por la hiperinflación, la tácita incapacidad administrativa y la natural propensión a no respetar los derechos humanos, como el incómodo recuerdo de la matanza de El Frontón.
Lo vivido la semana pasada a no pocos nos permitió corroborar la sospecha que se arrastra desde el año pasado (Petroaudios): la fujimorización del gobierno, que en nombre del progreso propició la muerte entre peruanos (policías e indígenas de Bagua) el pasado viernes 5.
Y claro, el rol de los principales medios de comunicación no pudo ser menos que vergonzoso. Pero felizmente estamos en una era en la que las noticias ya no pueden ser manipuladas, hay otras vías que nos permiten cruzar información y ubicar a los payasos que en nombre de la estabilidad informan a medias.

Sin embargo, y con mucho respeto por los familiares de los caídos, el terrible suceso nos ha ofrecido las pruebas fehacientes, que quedarán en la historia de la ignominia y de la pobreza de espíritu, de la verdadera calaña de García, quien con inefable desparpajo calificó a nuestros hermanos del oriente como “no son ciudadanos de primera categoría”. No hay nada peor para un miserable que el ser confrontado con sus propias palabras, y más aún cuando este es promocionado, por sus ayayeros, como gran estadista.

La marcha de solidaridad del último jueves es un ejemplo irrefutable de que hay peruanos dispuestos a alzar su voz contra la intolerancia y el retorno a políticas gubernamentales que poco o nada respetaban los derechos del otro. Una marcha pacífica que se vio afectada, mas no derrotada, por la reacción febril de la policía que, comunicada de que sería una jornada pacífica, pero siguiendo las órdenes de sus aneuronados superiores, no dudó en atacar a los manifestantes como si trataran de lacras sociales. En este sentido varios blogs han dado cuenta de los abusos de las fuerzas del orden, y en lo personal debo manifestar mi admiración por amigos y conocidos que se llevaron la peor parte, a uno de ellos le rompieron la arteria de la pierna izquierda al intentar ayudar a una mujer que por poco es aplastada por tres oficiales.

Para los siguientes días el APRA realizará un mitin por la paz en la Casa del Pueblo, seguramente García encandilará a sus borregos. Y es un hecho que horas después aparecerá en los medios un spot tan engañoso y espúreo como el de hace unos días. La bufalada se fujimoriza y es menester estar atentos, socavándola con ideas y argumentos.

Imágenes tomadas, con la respectiva autorización, del Facebook de Sigrid Bazán.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Ruiz Ortega ud esta en la lista negra, los compañeros no olvidamos

11:53 a.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

Por favor, no molestar: estoy por terminar la relectura de El primo Pons, de Balzac.

11:59 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal