miércoles, febrero 28, 2018

un par de películas


En la madrugada volví a ver While the city sleeps (1956) de Fritz Lang. Si el ocasional lector haya pasado de esta película y se entera de ella por primera vez, o es de aquellos que lo han visto todo, pues la recomiendo, como ayer, hoy y también mañana.
No es una obra maestra, sin embargo tiene los suficientes ingredientes para quedar en la memoria del espectador, además, sigue siendo actual, puesto que uno de sus tópicos se relaciona con el terreno gaseoso pero peligroso del poder. Lang narra y a la vez denuncia, del mismo modo divierte, que es lo que me interesa.
Tal y como lo indiqué en algunos posts anteriores, los veranos los dedico a volver a ver todas las películas que las fuerzas me permitan. En otras palabras, me siento muy ajeno a estas semanas en las que más que un conocido me pregunta por las películas nominadas al Oscar y otros premios parecidos. En ese sentido, guardo silencio, no hay cosa que deteste más que hablar de cosas que no sé. Aparte de quedar en silencio, escucho, y sopeso pareceres, claro, solo presto atención a las personas capaces de proyectarme opiniones distintas, huyo pues del consenso, con mayor razón cuando este es poseril. 
Entre lo que toca ver luego del desayuno: I spit on your grave (1978) de Meir Zarchi. Aunque es justo indicar que no la tenía en el radar, si me animo por ella es porque guardo un buen recuerdo de la versión de 2010 de Steven R. Monroe, con soberbio despliegue de Sarah Butler. Veremos si pesa el tiempo o no en la de Zarchi.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal