domingo, febrero 11, 2018

receta cubana

La presencia de venezolanas y venezolanos en Perú viene generando una suerte de tirria minúscula pero bullera, en la que el prejuicio se expone como realidad, cuando lo cierto es que detrás hay una paulatina campaña de desprestigio hacia los migrantes llaneros, que corre como un rumor bajo la responsabilidad de inevitables especieros de buitre.
Hace falta informarse, leer un poco y cruzar la información recogida para saber que estas prácticas no son nada nuevas y que provienen desde el estómago canceroso de la publicidad de gobiernos de izquierda en cuestionamiento. Recordemos la campaña de Fidel Castro con los cubanos que huían de la isla a la búsqueda de un futuro mejor. No olvidemos la etiqueta delincuencial sobre los cubanos que llegaron a Lima a inicios de los ochenta: todo cubano era no menos que ladrón, maleante, asesino, violador, estafador, es decir, escoria que no tenía espacio en el paraíso revolucionario.
La mayoría de venezolanas y venezolanos que conozco, y lo digo en base a mi experiencia, son personas que trabajan. Han tenido que venir a Perú (a este país todavía) porque sencillamente se están muriendo de hambre. Claro, ello no exime que dentro de esta población desesperada se cuele uno que otro delincuente, situación imposible de eludir. Por eso, cuando Nicolás Maduro comunica que Venezuela se está librando de su lacra social, demuestra que es más fiel a pútridos libretos que a los principios que pregona la izquierda. Vemos en acción a un gobierno que no duda en disponer de sucias cartas contra los suyos.
Tampoco sorprende el silencio de nuestros pensadores locales de izquierda. Ya juegan su rol. Trato de entenderlos y no pierdo valioso tiempo en el ejercicio, la obviedad se impone: están ahuevados, no saben qué decir ante lo que ven día y noche en las calles y los medios de comunicación. No condenan lo condenable. 
Hay, y no lo vamos a negar, un problema de convivencia con el otro que huye, pero este es mínimo y abordable, no es la ola de odio del peruano contra el venezolano que algunos payasos digitados desde Caracas nos quieren hacer creer. 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal