martes, enero 12, 2016

406

Después de algunos días me reactivo en las actividades cotidianas. La escritura del recuento hizo que decidiera a no volver a publicar algo así en tan poco tiempo. Su escritura me desgastó un poco, pero bueno, ya descansé y ahora me abocaré de lleno a algunas actividades que estaba postergando a razón de las fiestas de fin de año. 
El viernes tendré como invitado a Oswaldo Reynoso en el ciclo de charlas que llevo a cabo en la librería El Virrey del Centro Histórico. Me pongo a releer las notas que en su momento hice de la obra de Reynoso, acto que significa una vuelta a los años en que deambulaba por el centro de Lima en busca de libros y música. Hubo un tiempo en que no me gustaba recordar esas épocas, meses y años cubiertos bajo la sombra de la dictadura fujimorista. Esa época, para los que la vivimos, significó un brusco paso de la abulia al estallido emocional, al menos para los que por posería o convicción habíamos decidido manifestar nuestra furia con la dictadura, o para quienes simplemente querían hacer desorden en medio del aburrimiento. 
Más de una vez he hablado de esas protestas y marchas, de esos años con los lectores, específicamente los más jóvenes que frisan los 25 años, cuyo nivel cultural es superior a los de la mayoría de su generación, soy testigo del asombro que reflejan sus rostros, quizá el mismo asombro que uno tenía cuando los mayores me hablaban de las protestas y marchas de los setenta, tiempo lejano y épico.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal