miércoles, agosto 03, 2016

506

Me despierto y me pongo a leer un par de horas, un título de Iain Sinclair y otro de Hitchens. El de Hitchens lo venía buscando desde hace buen tiempo, con mayor razón siendo uno de sus títulos más conocidos. Ahora que lo pienso, y no sé si a cuenta de la claridad sensorial producto del buen sueño, me puse a pensar en las no pocas puntas, muchas menores de 30, casi todas aspirantes a escritores, cuando me preguntaban por la actitud creativa. Entendía a lo que se referían y algo en mí me animaba a desanimarlos, convenciéndolos que la literatura no solo es publicar, hacer el payaso y sonreírle a medio mundo.
La mayoría de escritores Sub 30 que conozco exhiben una rebeldía, seguramente a manera de marca de agua en alto relieve, prefiriendo una conducta bolañera o bukowskiana, por citar un par de faros muy recurrentes, figuras, pues, a imitar, que les llaman la atención por la actitud vital. Pienso en esto mientras observo a mi vecina y a Mota, su perra siberiana, por el parque, ese parque enrejado que a más de un vecino desubicado le ha hecho creer que es un parque privado. Mi vecina corre y Mota va detrás de ella, y detrás de Mota quiere ir Onur, que empieza a rascar la puerta, con inusitada furia. ¿Qué podría salir de Mota y Onur, teniendo en cuenta la evidente diferencia de talla que al ojo hay entre los dos perros? Pero Onur está decidido a todo, actúa con la soberbia del perro que ha seducido perras y humanos. 
Desde la distancia, mi vecina me saluda y yo acabo mi cigarro y entro a la casa. Onur comienza a morder mi tobillo y con el falso pekinés en mi tobillo derecho me dirijo a la cocina, en donde me sirvo la primera taza de café del día. El poco sueño que siento termina por desaparecer. Al rato, como para asegurarla, me sirvo otra taza de café y me dirijo a mi escritorio. Prendo la Laptop. Me conecto al mundo, pero el libro de Hitchens a mi costado, detalle menor que me hace pensar en si alguna vez he escrito de este ensayista, o sea, con el largo respiro que se merece su obra y su coherencia. Hitchens siempre me ha parecido un genuino rebelde, un pata que decía las cosas como eran, sin importarle el daño que podían causar sus dardos verbales, además, cada vez que he podido, y ante la presencia de la Sub 30 de la narrativa peruana, les recomendaba que lo lean. No sé si me hacían caso, pero no pienso mucho al respecto. Pasaban de Hitchens.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal