miércoles, abril 19, 2017

caminar

A razón de un artículo a presentar, me encuentro releyendo a Iain Sinclair, tanto La ciudad de las desapariciones y American Smoke. Obviamente, sugiero su lectura a los que aún no hayan tenido la oportunidad de leerlo. Lo que llama mi atención del autor es su mirada, reposada, fría y atenta al detalle. Se ha hablado mucho, y con razón, de la radiación de su prosa, y no es para menos, pero nos preguntamos también cuánto le debe su prosa a la mirada. Esta pregunta resulta pertinente en estos tiempos, en los que el escritor promedio (y no solo me refiero al escritor peruano (¿por qué los defectos de percepción los asumimos como patrimonio nacional?), hablo pues, de certezas, no de impresiones) anda entregado más al hueveo efectista que a la caza de la epifanía de las pequeñas cosas, los pequeños acontecimientos que ocurren frente a nosotros, por lo general, diariamente. No es para menos, tanto el escritor como el artista dejaron de ser tales para convertirse en actores de sí mismos, en esclavos felices de la imagen que les confiere la nomenclatura. Cada día estoy más convencido del daño de la nomenclatura en aquellos que creen ser lo que imaginan que son.
Entonces, detengo la lectura y hago lo que me gusta, y lo que gusta también a Sinclair: caminar. Caminar sin rumbo fijo, de paso, vuelvo sobre algunas ideas y reflexiono sobre algunos actos, como ese que amigos cercanos señalaron como prueba irrefutable de mi gran corazón, pero gran corazón no creo tener, y si así fuera, pues muy bien. Imposible no pensar en un amigo, editor de una revista, designémosla, de combate. A este amigo lo puse contra la pared y lo convencí de no publicar una denuncia contra un editor que se alucina intocable, proyectando por la vida y las redes sociales una imagen de hombre abnegado. A mi amigo de la revista le dije que no era pertinente hacer pública la denuncia, porque el afectado de la estafa no estaba dispuesto a ratificar que le robaron más de tres mil euros, bajo promesa de una edición pulcra de su nuevo poemario. Y este poeta no dirá nada, y pienso a veces cómo sería habitar en su mente, seguramente bajo los cuidados de la atmósfera zen, en paz con medio mundo así te cabeceen con dinero. Mas su silencio sobre la estafa obedece a las prácticas cuestionables de una amorfa pequeña bestia, quien lo convenció de no brindar testimonio, que hubiese servido como fuente de primera mano. La amorfa pequeña bestia cuida de la imagen de su siamés, el editor que ha hecho de las suyas una vez más. Ya les caerá, pronto, con nombre y apellido, como suele ser mi costumbre. 
No sé cuántas cuadras he caminado, volteo la mirada y son varios kilómetros recorridos. Pero no me siento cansado, aunque sí tengo algo de sed. Entonces, busco una tienda o un Minimarket, quizá sea la necesidad de agua lo que me haya hecho alucinar sobre las estafas tan características de nuestro circuito literario. Por ello, todo lo pensado es falso, ya sea la pequeña bestia amorfa, su pata el editor sinverguenza y el buen poeta en estado zen. Lo único real es el artículo que debo terminar sobre Sinclair.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal