domingo, mayo 21, 2017

mujer que emociona

Hace un par de días, mientras conversaba con Francisco, amigo librero y declarado izquierdista, este me comentó que pese a lo que viene ocurriendo con la izquierda en Latinoamérica, sigue creyendo en sus principios y postulados, a lo que no pude refutar, porque sus piedras angulares no deben mancillarse por las malas acciones de sus “líderes” de ocasión. Pero también sabe que poco o nada puede argüir sobre lo que la izquierda es hoy cuando vemos a miles de amigos venezolanos en las calles limeñas, sobreviviendo en cuanta actividad se puedan desempeñar. Y claro, compartimos la indignación cuando vemos a chavistas de café, chavistas de redes, defender lo indefendible en cuanto a la dictadura que se vive en Venezuela. Sería ideal que esos trasnochados de la ideología tomen la decisión de ir a ese país y vivan lo que sus ciudadanos viven día a día, a ver si luego de esa experiencia siguen manteniendo las barbaridades que destilan desde la comodidad que les depara la parcela virtual.
En este sentido, resulta no menos que emocionante lo que viene haciendo Lilian Tintori, convertida a la fecha en la metáfora de la lucha contra del régimen opresor de Maduro. Tintori no solo busca la liberación de su esposo Leopoldo López, sino también el rescate de su país en manos de un tirano, que no duda en matar de hambre a su pueblo y en cortar toda clase de manifestación haciendo uso de la fuerza. 
Decir lo contrario de la realidad venezolana no es más que un desesperado acto discursivo. El poder ataranta, el poder genera despotismo, no importa el bando ideológico en el que se encuentre arrimado. Sin libertad toda democracia es remedo de sí misma.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal