miércoles, junio 14, 2017

salvar a la izquierda

En la tarde, mientras me preparaban un rico capuchino casero, pensaba en las noticias leídas en la mañana, en los reportajes de los noticieros de anoche y las notas de las webs de los diarios locales. El tema, uno excluyente: los restos del cuerpo aparecido en Madre Mía, pequeño detalle que confirmaría lo que sabemos los informados: tuvimos un presidente asesino, un hacedor de crímenes de lesa humanidad, que descuartizaba a sus víctimas y, no contento con eso, las enterraba vivas.
A la izquierda peruana no la matan sus representantes congresales. Podrán ser de izquierda, pero ello no los libra de las taras tan dignas de la criollada nacional. Este país está poblado de machistas y de mujeres y hombres que no dudan mostrar sus sentimientos menores cada vez que pueden, muestrario que no es propiedad de bando ideológico alguno. No pues, esto no matará a la izquierda.
Lo que la destruirá es el apoyo que le dieron a Ollanta Humala, y créanme, muchachos, la actitud huevera de mirar a otro lado no les ayuda en nada. Los líderes de la izquierda tendrían que pronunciarse al respecto, pero hablo de los referentes que gozan de la legitimidad moral, no la sarta de opinólogos de las redes sociales, como el defensor de Nadine, Gustavo Faverón, y el lustratacos de Veronika Mendoza, Chiboliné du France. 
A buscar a los genuinos líderes de opinión hasta para la autocrítica. Si en mí estuviera, llamaría al maestro César Lévano para que brinde una charla de historia sobre la izquierda en Perú que, contra lo que muchos suponen, aún puede lavarse la cara.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal