miércoles, marzo 07, 2018

lingote de oro


Según amigas y patas, estoy fumando cada vez menos. Al respecto, conversé con Carlos días atrás, mientras caminábamos por toda la Benavides. Le pregunté cómo decidió dejar de fumar, cosa que no deja de sorprenderme.
Tiene razón, la adicción al tabaco es lo más difícil de superar. Sensación de vacío y angustia, así calificó lo que hasta hace seis meses era su dependencia.
Le comenté que había bajado la dosis, pero no llevado por el cuidado de la salud, menos motivado por una inusitada fuerza de voluntad. No es que haya perdido el gusto por fumar, solo que atravieso una etapa en que hacerlo no es prioridad, a lo mejor ello se relacione con el calor, como evitar la sensación de ahogo meloso y mareo inmediato, situaciones de las que en teoría paso de largo porque estoy siempre bajo sombra y ventilado, a la espera de la tarde noche para salir de casa. 
En ese trayecto a Caminos del Inca resultó inevitable no referirnos a lo que estábamos leyendo. Carlos es un pata que lee mucho y es también muy generoso al momento de compartir información. Últimamente está releyendo a los maestros de la narrativa policial, lo que me lleva a pensar si los meses de verano son más propicios para relectura, puesto que vengo escuchando varias impresiones parecidas entre conocidos y patas. Por mi lado, le conté que un lingote de oro me tiene hipnotizado: Cuentos completos de Ednodio Quintero, escritor venezolano y gran prosista en castellano. De Quintero podemos encontrar una novela que es todo un tributo a la locura y el sueño, El amor es más frío que la muerte. Búsquenla.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal