viernes, abril 20, 2018

descuido


Uno de los más alarmantes descuidos de la sociedad peruana en lo que va del siglo XXI, ha sido el laxo discurso sobre lo que fue el terrorismo para esta. Aunque joda, no se puede negar la nula percepción que tienen los más jóvenes sobre los hechos negativos y sangrientos que llevaron a cabo Sendero Luminoso y el MRTA entre 1980 y 1993.
Ahora que vemos a los cabecillas del terror fuera de las cárceles, sin haber mostrado la más mínima señal de arrepentimiento por sus actos, uno se pregunta qué se hizo al respecto para aniquilar en el discurso una postura que aún sigue teniendo injerencia en ciertos segmentos de la sociedad peruana, sin importar lo minúsculas que estas sean. En una sociedad responsable, que respeta a sus civiles y militares masacrados, el asunto del terrorismo debió ser superado, pero no ha sido así, y eso es lo que preocupa, sobre todo cuando algunos tarados comienzan a llamar a sus cabecillas presos políticos, revolucionarios que lucharon por un país mejor.
Entre las manifestaciones contra las últimas resoluciones del Poder Judicial, veo a los llamados cavernícolas de la derecha quejarse ante lo que ha sido una decisión legal discutible. Veamos pues el abrazo entre Morote y Abimael Guzmán tras conocerse la detención domiciliaria para el primero, toda una metáfora de la conchudez y símbolo de férrea desconexión de la realidad que refuerza sus “convicciones”, peor cuando vemos a sus abogados en declaraciones a la prensa pidiendo que no se les llame terroristas.
Lo que fastidia más es que la torcida ideología senderista es un discurso que puede horadarse, no hay mucho que pensar al respecto cuando tenemos una postura que jamás gozó del favor de la población. Esta tarea debió realizarse desde los colegios y las universidades, confrontando la situación actual (para nada una maravilla) con el contexto que vivió el país en los ochenta. Aquí hay una responsabilidad estatal, del mismo modo una dejadez en todos los gobiernos de la etapa democrática. No hubo una política del recuerdo. 
¿Y qué hacen al respecto nuestras luminarias de izquierda? Fácil: condenando los ataques en Siria, ya los quiero ver en Damasco a estos huevones.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal