miércoles, julio 18, 2007

El "Moby Dick" de García

Todos somos testigos de los despelotes a los que ya nos está acostumbrando este querido gobierno. A estas alturas es imposible no darse cuenta de la evidente ligadura político-moral-dependendiente entre el “glorioso” partido de la estrella y su filiación implícita, desde hace más de quince años, con la bancada fujimorista. El insultante intercambio de favores lo avala. Pues bien, ayer lunes, en la tarde, estaba leyendo en Perú 21 un artículo de Carlos Iván Degregori titulado Moby Dick. ¿Qué puedo decir del artículo?, pues que es muy bueno e ilustrativo, sobre todo, como ya el título lo indica, por la estrecha relación de la impotencia del capitan Ahab y el panzón que, no sabemos por qué, es ahora nuestro presidente.

Como bien señala CID, citando a Sinesio López, García ha optado por desarrollar una lógica de guerra para contrarrestar las revueltas que en estos días se dan en varios frentes, los cuales no solo atañen a las huelgas de los profesores, aunque es necesario resaltar que son estos los que están saliendo bien parados, en gran parte gracias a las invectivas de quien encarna un ejemplo irrefutable de lo que es esa estúpida ley que solo en países como el nuestro pueden darse: la prescripción.

Por otro lado, lo que sí me preocupa es que cada día García está mutando en una suerte de aspirante a emperador, su postura intransigente con muchos de sus ministros es una prueba axiomática, cuando lo más probable es que se convierta en un risible luchador de Sumo, puesto que como sabemos, más allá de los contados movimientos inteligentes que ese deporte exige, estos luchadores adiposos basan su victoria en la fuerza, y si seguimos esta lógica, García la tiene, y de “vez en cuando” se deja domeñar por ella, sumado a que él no ofrece visos de renuencia de una conducta que lo lleva a negar y borrar con su codazo, en acto y palabra, lo que tanto se encargó de defender y pregonar ni bien regresó de su exilio dorado: la libertad y la justicia social. ¿Alguien dijo inconsecuencia? Más de uno, estoy seguro, sazonado, cómo no, con el doble discurso que desde su creación ha caracterizado al APRA.

El García de hoy es peor del Toledo de ayer, a quien solía criticar cada vez que podía. Y lo aberrante es que este patita no se ha dado cuenta –o no quiere hacerlo- que su crédito ya se le acabó, cosa que será muy aprovechada por el asalariado del milico venezolano Chávez, Ollanta Humala. En síntesis, estas protestas, en palabras de CID: “no se puede puede satanizar a todos ni imaginar ballenas diabólicas donde hay, mayoritariamente, ciudadanos indignados”.

3 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Gabriel, UD. es un escritor. ¿Qué diablos hace escribiendo sobre fútbol, política y otras estupideces?
Los plagios de Bryce merecen ser comentados por Ud.
Por favor, más seriedad.

Lector de la fortaleza de la soledad.

12:23 a.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

Por favor, ¿lector de LFDLS?, no jodas.

12:28 a.m.  
Blogger Harold S. Alva Viale dijo...

Compañero Ruiz-Ortega qué paso?, jajajaja, mentira causa, valiente su artículo, finalmente somos amigos más allá de los tintes. UN fuerte abrazo.

8:00 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal