miércoles, agosto 01, 2007

Fragmentos - Montero Glez

"El Charolito sólo se fiaba de su polla. Era lo único en el mundo que jamás le daría por el culo. Con arreglo a esto, es posible imaginarle la noche de autos, adentrándose en la residencial: lleva el culo prieto, el ojo avizor y la pestaña alerta. Su andar, burlón de gracia y chiste, tiene eso que llaman guapura y que tantos suspiros obliga. Los zapatos van lustrados y arrojan un soniquete que preña de ecos lo oscuro, que nos anuncia su salvaje cercanía. También su turbio origen".
............................
"Al muy canalla del Charolito, más que salirse con la suya, lo que le gustaba era entrarse con la ajena. La Carmelilla pega un respingo. Ha sido un balazo directo al pecho que le tiembla como un gorrión. Y dolida se traga las lágrimas. Lo había hecho por él. Se lo pensaba dar a él por lo bajo. Sabía que necesitaba los dineros, el muy canalla; Charolito ¿qué las das que tantos suspiros obligas?"
...........................
"Pero el se mantiene de pie, bravucón, con los pulgares engarfiados en la hebilla de la herradura. Enseña su sonrisa, fina como hoja de cuchillo, y pasea la punta de la lengua por los labios. Se trata de un gesto que sirve para cortar con todo preámbulo. Y ella, a la sazón, incorpora la anatomía y respira su aliento, espeso de noche. Una calentura del infierno, un misterioso latido que engrasa sus piernas, igual que si fuesen armas de fuego. Hablamos de un grado superior de humedad que empapa la casta de sus muslos y que, en aquel entonces, hace que se desprenda del vestido. No lleva sostén tampoco bragas, para qué. Lo deja caer al oloroso césped, un trapito fácil, inevitable, sin esfuerzo, como si lo hubiese ensayado de otras veces. Él observa. No pierde detalle. Empleando mucha sabiduría, sus dedos morenos descalzan unos pies de uñas lacadas en rojo cereza, tobillo fino, zapato de pulsera. Sube a ritmo lento; el tacto delicado de las medias, el interior caliente de los muslos, allí donde sus dedos morenos se recrean. Ella no opone resistencia; sino todo lo contrario: se abre como un acordeón".
(De: Sed de Champán. Debolsillo 21, Randon House Mondadori, 2004.)
Desde LFDLS mis felicitaciones para mi pata Montero por la publicación en España de Besos de Fogueo.

3 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Montero Glez dijo:
Gracias a ti, y mándame un correo con tus señas para que te hagan llegar ejemplares de Besos de fogueo.
Y saludos a todas las peruanas que leen en esta fortaleza.

9:10 a.m.  
Blogger Gabriel Ruiz Ortega dijo...

De hecho que sí, Montero. Ya te contaré unas cosas.
G.

2:35 a.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Que feo escribe ese tipo, eres gran alumno suyo, no tienen conciencia verbal, malos alumnos de la peor literatura española.

7:40 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal