martes, febrero 16, 2016

420

Cerca del mediodía me dirigía al Virrey de Lima. Me encontraba en el Metropolitano, con algo de sueño, el cual camuflaba gracias a los lentes oscuros. Llevaba una mochila de peso ligero, en donde había puesto lo necesario que debo llevar cada vez que salgo a la calle, en especial en verano, siendo el objeto más preciado el bloqueador. 
Antes de llegar al cruce de Colmena con Lampa, mi padre me llama al celular y me dice que el JNE ha fallado en contra de Julio Guzmán, el outsider que ya se había ubicado en el segundo lugar en las encuestas presidenciales. Mi padre me dijo que tuviera cuidado, porque no sería nada extraño pensar que ocurrieran protestas en el centro. Le dije que no creía que fuera a pasar eso, “pero de todas maneras”, retruca, “no hay que confiarse”. 
Bajé en la Estación Jr. De la Unión. Caminé despacio a la librería, bebiendo una cremolada de fresa, la bebía lentamente, pensando en lo que tendría que decir sobre las charlas que vendrán en las próximas semanas, como también en la organización de algunos talleres. Ajá, talleres, pero no de escritura, sino de lectura, enfocados en la historia de los estilos de los autores, una historia personal que nos permita entender lo que a fin de cuentas es la obra y su respectiva epifanía. 
El calor hace que me compre una Cusqueña en lata, la más helada que haya en la tienda. Ya no lo pienso, es un convencimiento: fue un error haber quedado en que la reunión fuera en la mañana. Debía estar en mi casa, avanzando los textos y corrigiendo un libro que acabo de terminar. Pero ante todo, cuidándome del calor. Eso, de ese calor que tiene al borde de la autodestrucción. 
Llego a la librería y converso con Carola. Quedamos en lo que haríamos los próximos días y me alegra que con mucho esfuerzo las metas se vayan cumpliendo de a pocos. Le cuento lo de la tacha a Guzmán y la acompaño a la Estación Jr. De la Unión del Metropolitano. En el trayecto sintonizamos en lo siguiente: la ley tiene que ser igual para todos, y de esa manera se espera la respectiva tacha a Acuña, que en lo personal, es la peor maldición que le puede pasar a esta país en caso de llegar al poder. 
Nos despedimos y regreso a la librería, en donde he dejado mi mochila. 
Al regresar converso con Dio y Dajo. No deja de sorprenderme las tantas amistades y conocidos que tenemos en común, de lo pequeño que es el mundo, no solo literario, de las muchísimas personas que conocemos sin necesariamente saber sus nombres. Al menos, eso es lo que me pasa, camino por las calles y de la nada patas y flacas me saludan, se muestran felices de verme y yo no sé qué hacer ante tamaña muestra de cariño y aprecio que siento sinceros. No es que me alucine un Rock Star, ni hablar, pero es bueno saber que dejas una buena impresión en las personas cuando les has recomendado no uno, sino no pocos libros.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal