martes, agosto 09, 2016

Entrevista a Richard Parra

Es que se ha frivolizado la vida literaria. Los saraos literarios son importantes y en cierto sentido inevitables, pero hay que saber “salirse”, no entregarse al lustrabotismo.

Si hay que pensar en vida literaria, pensemos por ejemplo en la de Arguedas, Revueltas o Vallejo, encarcelados por gobiernos represores. En Mariátegui, enviado al exilio, enfermo. Pensemos en Rodolfo Walsh, asesinado por el derechismo. O en Blas Valera, nuestro primer escritor anticolonial, condenado al silencio, la cárcel y la tortura. Guaman Poma también fue torturado. Se dice que Miguel Gutiérrez también. En Sor Juana Inés de la Cruz, enclaustrada, callada por el poder. En Giordano Bruno, quemado por la Inquisisción, en Walter Benjamin, asesinado por el fascismo. Repensemos el exilio del Inca Garcilaso. La vida de Martín Adán u Oswaldo Reynoso. El proyecto político de Flora Tristán. El suicidio de Virginia Woolf o Klaus Mann. O la muerte de Pasolini. Pensemos en esas “vidas literarias”.


Seguir en Sur Blog

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal