miércoles, agosto 31, 2016

voluntad política

Ayer martes tuve la oportunidad de presentar el libro de Jorge Coaguilla Mario Vargas Llosa. 80 años. Entrevistas escogidas (Revuelta Editores, 2016). Se trata de una edición aumentada de este conocido libro de Coaguilla, en el que reúne las más importantes entrevistas a nuestro Nobel de Literatura, que nos ayuda a comprender la trastienda vital y literaria del hacedor de novelas capitales para nuestra tradición como La ciudad y los perros, Conversación en La Catedral, La casa verde y La guerra del fin del mundo, novelas a las que siempre vuelvo, más ese maravilloso libro de memorias llamado El pez en el agua.
La presentación fue todo un éxito, Alfredo Barnechea, Jorge y yo dijimos lo que teníamos que decir y el público quedó complacido. No hay que perdernos en deducciones: Barnechea fue el que habló más, prácticamente dio una clase de maestra y dejó en el imaginario de los asistentes lo que debería ser un político culto e intelectual. Se lo reconozco al ex candidato presidencial, sin pasar por alto los no pocos desacuerdos que se pudo haber tenido con él durante el fragor de la pasada campaña electoral.
Llegué antes de la presentación y me puse a caminar por los ambientes de la feria, que a diferencia del año pasado, reflejó una buena logística que va desde la distribución de los stands hasta la presentación de los mismos. Es decir, el buen gusto en la arquitectura ferial, más un auditorio que exhibía todas las comodidades necesarias. No es la primera vez que se realiza una feria del libro en el distrito de Los Olivos, pero sí es la primera vez que podemos hablar de una feria exitosa, no solo en lo comercial, sino también en la asistencia de público.
Como ya señalé, no es la primera feria. Recordemos las anteriores ediciones, como la llamada FELINO, que destacó por su rotundo fracaso, lo cual llamó la atención, siendo Los Olivos el distrito con más actividad comercial de la ciudad y uno cuya población es mayoritariamente juvenil. Al respecto, este distrito está llamado a convertirse en un gran foco cultural, el ideal para la promoción de la cultura y el fomento de la lectura. 
Por lo que pude hablar con expositores y autoridades ediles, me quedó claro un hecho a destacar: la voluntad política del gobierno edil de turno, al mando de Pedro del Rosario, que no solo dio las facilidades para el desarrollo de la feria, a saber, en el frontis de la municipalidad, sino que apostó por la promoción de la misma. Pueden parecer detalles muy sencillos, pero lo que debería ser una norma, es ahora una cualidad, porque muchos distritos de la capital no brindan facilidades idóneas para desarrollar eventos culturales como una feria del libro. El distrito de Los Olivos marcó una diferencia, manifestó su apuesta por la lectura como medio y fin del desarrollo humano, y esperamos que esta diferencia se siga repitiendo en los próximos años.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal