viernes, diciembre 16, 2016

576

Levantarse despejado, quizá debido al sueño surreal, en el que comía ensalada de fruta mientras observaba un espectáculo de ballet a orillas de un río. Como decía: levantarse despejado, pero también indignado contra la soberbia ignorante de algunos imbéciles que se alucinan divos de la cultura y el pensamiento peruano, campeones en hablar del Ande y de la cultura popular, duchos en el verso pero eximios ejecutantes del maltrato al prójimo.
Por eso, refuerzo mi idea de siempre, es preferible leer a los autores que conocerlos en persona. Más aún a los autores peruanos, que a la primera sensación de éxito proyectan en los demás el maltrato que estos han sufrido en su vida. Un comportamiento gamonal que contradice lo que detrás de un escritorio construyen, un discurso que se estrella en la rutina. Hablo de insulsos alzados que hablan de la compresión del Perú, de aquellos que como buenos se alucinan los conocedores de los años más traumáticos de la violencia política, de graciosos cantamañanas dedicados al estudio y obra de Arguedas cuando en la práctica desprecian lo que este tanto amaba.
Por eso, el creador e intelectual peruano no conecta con el ciudadano de a pie, asumiéndolos como hipócritas. Y tanta razón tiene el ciudadano, el hombre y mujer que sin los conocimientos de estos cantamañanas son más íntegros en la poética sencillez de su rutina. Cuánta diferencia con Arguedas, ¿no? No solo un crack en lo intelectual, sino un hombre que se compenetraba con la gente del Ande. Por eso, para muchos peruanos, no les hace falta leer a Arguedas para saber quién fue Arguedas. 
E imaginar que no pocos protointelectuales anhelan ser parte de estos grupos del poder del pensamiento peruano. La mala suerte me ha permitido conocer a representantes de ambos lados, y la verdad, me cuesta entender qué tipo de lavado de cabeza necesitan. Claro, no todos necesitan lavados de cabeza, muestran una diferencia ética y moral, y ante todo coherencia vital con el discurso que forjan, y no se les puede ver por la sencilla razón que no están en los círculos de poder, como los de la academia y los medios.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal