lunes, enero 02, 2017

589

Anoche, salí decepcionado del cine, de las barbaridades que se hacen en nombre de la Fuerza. Rogue One estuvo a años luz de lo que podría esperar de una película de Star Wars. Pero bueno, tampoco puedo pedir mucho, porque ninguna de las películas posteriores a la médula de la saga termina por convencerme.
Llegué a casa cerca de la medianoche y me reconcilié con SW, quizá con mi película favorita, El imperio contraataca. Estaba cansado, felizmente sin resaca, y bien pude avanzar la relectura de un libro de Sontag, pero decidí ver completa la película, de la que ya perdí noción de cuántas veces la he visto. Pero la vi, y pese a que uno cree saber lo que ocurrirá, jamás dejan de revelarse detalles, gestos, giros narrativos, que solo pueden ser apreciados en el silencio, en las horas carentes de prisas. 
Y ahora de mañana-tarde, con la ayuda del infaltable café y un jugo de maracuyá, me dispongo a revisar mi recuento literario, que se lo he dado a leer a algunos amigos, amigos que se han mostrado entusiastas con lo leído, pero ese entusiasmo es comprensible, porque no lo firman ellos. Ese texto será una bomba.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal