miércoles, enero 04, 2017

590

Luego de una cena, a la que tuve que ir a razón porque no tenía opción de rechazo, y mientras hacía lo que más detesto, esperar, aproveché en leer el último número de la revista Lucerna. Y no lo digo porque en sus páginas aparece un texto extenso de mi autoría sobra la vida y obra de uno de mis autores predilectos, Saul Bellow, pero si honramos la verdad, la revista ya viene dando muestras de su solidez, erigiéndose como la mejor revista literaria del medio, para empezar, tiene las cosas claras, y este detalle lo podemos ver en el editorial del presente número (9), texto con mucha personalidad y carácter, que refleja lo que sabemos: la revista no le debe su legitimidad a nadie.
Antes de llegar al restaurante en cuestión, estuve caminando por El Olívar, despejando la mente y preparándome para lo que había que cumplir, cuando me encuentro con un grupo de más 200 personas sentadas, su silencio y sonido llamó no solo mi atención, sino también de los transeúntes. Me acerqué para cerciorarme de qué se trataba. No demoré nada en saberlo, estaba presenciando una sesión de yoga. No necesitaba de mucho para ser partícipe, quien lo deseaba podía formar parte de la sesión, y por un instante lo pensé, motivado por la curiosidad de la experiencia. Pero no, vi rápido lo que tenía que ver y eso era más que suficiente para mí, no iba a quedarme en asombritis como más de un mirón al paso. Seguí mi camino al restaurante. 
Al cabo de tres horas, mientras caminaba rumbo a Petit Thours para abordar mi taxi, decidí caminar, y eso fue lo que hice. Caminé al ritmo del que para mí es el mejor álbum de los Rolling, Exile on Main Street. Paso lento en un trayecto en el que fui testigo de más de una estimulante muestra que siempre me depara el azar.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal