miércoles, febrero 01, 2017

610

Sea por el calor o porque he estado haciendo ejercicio hasta tarde, me estoy levantando mucho más temprano de lo acostumbrado. En parte, esta rutina genera algunas ventajas, y pienso que estas ventajas tendrían otra dimensión, seguramente muy positivas, si tuviera que trabajar fuera de casa. Lo bueno es que puedo avanzar algunas cosas, pero nada comparado como el silencio de la madrugada para trabajar, tal y como me lo comentó mi recordado Miguel Gutiérrez en relación a su maestro Carlos Araníbar. Obviamente, nos referimos al trabajo intelectual, y posiblemente creativo, siempre y cuando hablemos de una relación con la escritura. Bueno, para muchos podría sonar a novedad, puesto que viene imperando la costumbre del creador mañanero, aquel que sale disparado a la pantalla ni bien el despertador marca las 6 en punto y, de esta manera, aprovechar todo lo posible la frescura mental antes que esta se vea contaminada por los avatares laborales del día.
Mientras pienso en las bondades, como también en su sobredimensión, de la escritura mañanera, que tampoco es garantía de nada, sintonizo en Spotify algo de Lester Young y aprovechar así la tenue luz solar, el natural aire fresco y el cántico de los pajaritos que habitan mis tres árboles del jardín trasero de mi casa, así es, todo esto antes de que llegue la invasión del calor y el día se vaya a la mierda. 
Cuando termino la primera tanda de textos, me conecto con el mundo. En las webs de los diarios locales me informo sobre los huaicos y lluvias. No entiendo por qué caemos en el alarmismo. Es decir, ¿en realidad nos debería preocupar el desborde del río Rímac, en especial en esa zona del río detrás del Palacio de Gobierno, cauce separado por un muro que exhibe un grosor de no más de 80 centímetros, grosor que garantiza el tránsito por la carretera de autos, buses y camiones? Ese murito no necesita refuerzo, basta una pasadita de cemento a sus grietas. Además, no pasa nada si el río se desborda, total, la gente afectada tiene los suficientes medios para soportar un eventual capricho de la naturaleza. Hablamos de vecinos rimenses preparados para encarar posibles catástrofes estacionales. Más bien, habría que fijarnos en la desgracia que podría ocurrir si se desbordan las acequias del Olivar de San Isidro. Estemos atentos, pues, para ayudar a los pobladores de ese distrito.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal