viernes, febrero 03, 2017

611

Inevitable no encontrarte con escritores en los bares, haces lo imposible por no ser parte de estos encuentros, pero tus esfuerzos quedan en la nada cuando en tropel se te acercan efusivamente, algunos para felicitarte por el recuento y otros para que les recomiendes libros. Obviamente, no me considero para nada una celebridad local, pero le pongo buena onda a la situación, todo bien hasta que invaden tu mesa en el bar. Lo que se suponían saludos al paso, se convierten en una charla escanciada por los favores de los capitanes, cortesía de los hinchas. Igual, le pongo buena onda, extendiendo mi paciencia por algunos minutos.
Entiendo la efusión de los plumíferos. Deben estar hasta las huevas si es que se alegran al encontrar a alguien como yo. En realidad, más de uno se sorprende al verme, puesto que no soy partícipe de la vida literaria. Sin embargo, estos plumíferos creen que me gusta su compañía, cuando en realidad solo entré al bar por su pan con jamón del norte y una chela. Igual, seco los dos capitanes. Y les hablo de un libro que todavía no leí: Memorias de un inconforme de Gonzalo Torrente Ballester. Les meto todo el floro posible y me creen cuando les digo que este es el libro de cabecera de Knausgard, que lo leyó, obviamente en su traducción al sueco, antes de emprender su proyecto Mi lucha. 
Con estilo y buen gusto, les pido a los plumíferos que se larguen de mi mesa. Los plumíferos entienden, y solo así, recién podemos pedir lo que venimos a consumir al Juanito. En lo personal, necesitaba reponer energías porque la caminata a Samaca nos había desgastado más de la cuenta, pero valió la pena porque me encontré con mi querida Charlotte y también con el poeta místico Florentino Díaz. Entonces, degustamos de los panes con jamón del norte y las cervezas de rigor, algo suave mientras hablamos del exterminio de la mediocridad en las vidas de quienes nos rodean. La mediocridad es una plaga peligrosa, cuando menos te lo imaginas, eres contagiado en su rutina, y resulta necesario extirparla si es que realmente anhelas hacer algo que valga la pena.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal