jueves, abril 13, 2017

biografía de un rebelde

Volví a leer Rebelde sin pausa (Altazor) de Paco Moreno.
Lo recomiendo, en especial a todos los periodistas cuajados y en ciernes, porque en estas páginas se nos relata la vida y trayectoria del mayor periodista peruano en actividad: César Lévano.
Estamos ante una entrevista biográfica que intenta poner en primer plano la épica vital de Lévano, una épica por demás marcada por el esfuerzo, la convicción y una apuesta férrea por la verdad. A medida que vamos conociendo a Lévano, nos preguntamos por qué las nuevas generaciones de periodistas no lo conocen, es decir, nos referimos a un conocimiento que vaya más allá de lo nominal. En realidad, la vida de Lévano resulta ejemplar, no solo por la superación de las carencias que tuvo que sortear desde niño y la formación intelectual que por cuenta propia llevó a cabo, bajo un genuino afán de conocimiento, pero en el sentido de lo que Octavio Paz llamaba la sabiduría generosa, aquella que comparte, y vaya que Lévano sigue compartiendo sabiduría, he allí una de las razones que le permite ser testigo de lo que pocos: tener seguidores que lo admiran.
De niño, canillita, que en una nefasta mañana fue atropellado por un militar. A causa de este accidente se le tuvo que amputar la pierna izquierda. Además, desde muy joven nutrió un compromiso social que lo llevó a ser un incómodo activista político, por lo que pasó más de una vez por las cárceles. Este compromiso político de izquierda tuvo una consecuencia inmediata: su presencia en el periodismo, en el que destacó por su acervo cultural, a saber, Lévano domina cuatro idiomas que aprendió a punta de ganas, y mucho estudio, sin pasar por aula alguna.
Pues bien, lo que resalta en estas páginas es la entereza moral de Lévano. Jamás se prestó a ser comprado o alquilado como periodista. Como hombre de prensa consciente de su oficio, sabe que la opinión propia, así esté o no equivocado, es un privilegio. En este sentido, esta entrevista biográfica calza con el contexto actual en el que no pocos hombres de prensa de larga trayectoria han visto mancilladas sus trayectorias a causa de haber hipotecado su opinión a los mejores postores. Pensemos en la maligna radiación del caso Odebrecht, que no solo se limita a los sucesos ya conocidos, sino también a hombres de prensa que jugaron en pared con la constructora con el objetivo de mejorar su calidad de vida, traicionando de esta manera las piedras angulares que dignifican a este oficio. Por eso, la lectura de este libro se hace necesaria en estos tiempos en los que el ejercicio del periodismo parece haberse convertido en una práctica empresarial.
Como ya señalamos, recomendamos esta lectura, pero también consideramos que Rebelde sin pausa es solo el prólogo de un proyecto mayor. Además, debemos indicar que hizo falta un mejor trabajo de edición. En su brevedad, la narración peca de reiterativa en más de un tramo. Por otro lado, nos queda la sensación de que los capítulos debieron desarrollarse con más ambición. La biografía de Lévano demanda ambición discursiva y eso es lo que extrañamos en esta publicación.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal