jueves, abril 06, 2017

cm

Sin duda, los tentáculos de Odrebrecht tienen más llegada de lo que se pensaba. Ahora, ni el arte se salva de la corrupción. Venía escuchando al vuelo lo que venía ocurriendo con el proyecto Callao Monumental y creía, en principio, que los artistas comprometidos con el mismo, demostrarían lo de siempre en situaciones ligadas a la corrupción del poder político: mostrar actitud crítica y distanciamiento de lo que está podrido.
Entonces, me puse a cruzar información sobre este proyecto que pretendía rescatar uno de los espacios históricos de nuestra provincia constitucional, además, en mi correo electrónico recibo regularmente el que regularmente recibo el cronograma de actividades culturales de Callao Monumental. Y no lo niego, más de una vez barajé la idea de ir a una de estas actividades y ser testigo de lo que se viene haciendo en cuanto arte y desarrollo social.
Mas ahora me resulta imposible ver con buenos ojos a este proyecto que cumplía una entusiasta función de fachada, suerte de cubierta de la gran corrupción de Félix Moreno, el gobernador regional del Callao, que en estos momentos tiene orden de captura a causa de la colaboración a la que se sometió su socio Gil Shavit. Sé que esta noticia alegra a los chalacos de bien que ya estaban cansados de las tropelías de un gobernador que se hizo rico delinquiendo y que para ganar adeptos practicaba el deporte político peruano por excelencia: el asistencialismo.  
Pues bien, no deja de apenarme (como también indignarme) la actitud que vienen tomando no pocos artistas e intelectuales comprometidos con el proyecto Callao Monumental. Lo que se supone debe ocurrir no está ocurriendo, porque el artista peruano, sin importar trayectoria, se ha convertido en un entusiasta hueleguiso, afanado por la vida burguesa, y esa actitud arribista no solo se patentiza en esta ocasión en su silencio cómplice en cuanto al corrupto gobierno regional del Callao, y en algunos casos en la obra misma. Obviamente, el artista e intelectual, como el gestor cultural, están en todo su derecho de crecer y mejorar su condición de vida, pero llega un momento, como el actual, en el que se debe tomar posición contra la corrupción.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal