miércoles, agosto 30, 2017

soberbia

Lo digo sin exagerar, sin ningún tipo de animadversión: nunca he conocido a un fujimorista, o simpatizante del fujimorismo, que me inspire el más mínimo respeto intelectual. Quizá sea injusto en la apreciación, pero hablo, como se deduce, bajo mi experiencia personal.
Digo esto a cuenta de las conversas que uno escucha en los espacios públicos, esas “ágoras” móviles que nos brindan el reflejo real de esta sociedad cada vez más dinamitada en su criterio, por decirlo de alguna manera, ya que la marea naranja se expande como la peste.
Claro, muchos guardianes de la moral y adalides de la ética se preguntan cómo es posible que cunda la amnesia, teniendo en cuenta que el tufo de la dictadura fujimorista es reciente. Cada vez que me topo con esta clase de opiniones, añado un ladrillo a la certeza: la clase pensante, las mujeres y hombres privilegiados de este país, no viven más allá de sus pantallas líquidas.
No hay día en que no mire espantado la escalada naranja en la población, con mayor razón ahora que carecemos de figuras políticas que representen su antagonismo, no otra alternativa, porque con el fujimorismo no hay que ir con opciones, sino con actitud clara y frontal, tal y como debe enfrentarse a las mafias, a todo tipo de conspiraciones.
Ya lo he dicho: el sentimiento antifujimorista ha pecado de soberbio y la lleva sacando muy barata en las dos últimas elecciones presidenciales. Los milagros pueden suceder hasta en dos ocasiones seguidas, llegar a una tercera es abuso. 
No habrá victoria alguna hasta que no empiece a trabajarse en serio contra la amenaza que Kenji Fujimori significa para el país. El menor de los Fujimori es la bestia a vencer por las fuerzas democráticas, pero la batalla, entiéndase bien, no está en el discurso contra él, sino en el paciente trabajo con la población (dudosos, nuevos electores), que requiere de trabajo y muchísimo esfuerzo, detalles que no pocos revolucionarios líquidos no están dispuestos a llevar a la práctica. Y no va ser: si no hay feedback, no vale.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal