martes, noviembre 07, 2017

sin secreto

Lo sabíamos desde hace un mes: por estos días el país estaría inmerso en una tensa cuenta regresiva dividida en dos paradas: el viernes 10 y el martes 14.
Al respecto, no hay mucho que pensar: el fútbol peruano es superior al de Nueva Zelanda. Entonces, en teoría estaríamos ante un trámite, una especie de puesta en escena de la verdad conocida.
Sin embargo, el problema del futbolista peruano, y vaya que lo vimos en el último partido con Colombia, es su natural tendencia al arrugamiento emocional en momentos límite. De estas pequeñeces anímicas tenemos muchísimos ejemplos, cada cual candidato a vergüenza deportiva nacional. En realidad, no hay peruano que no tenga un rosario personal de fracasos, muchos de los mismos relacionados al fútbol.
Por ello, ante la superioridad física del neozelandés, no queda otra que apelar al secreto nacional: la pelota al suelo, sin levantarla jamás. Esto es lo que piensa todo peruano de a pie, no por iluminación cultural, menos intelectual (no pidamos milagros, o, en todo caso, no abusemos), sino por criterio común. Criterio que proviene de la esencia básica del pistazo, aquel espacio que configura el contacto del niño con el balón, que en el tiempo somos testigos en el pelotero ya crecido pero que jamás dejará de ser niño, o sea, pelotero adulto irresponsable. A este juego al ras, se le sumará disciplina táctica, administración en los movimientos en el campo. Solo eso. 
La tradición del juego contra los fantasmas. Por eso somos la cultura del casi casi. Ejemplo: hombres y mujeres entran en trompo ante la ausencia de Paolo Guerrero en estos dos partidos del repechaje. Si hay algo, entre lo mucho, a reconocer en Gareca, es precisamente la conformación de una idea de juego dependiente del buen momento del obrero talentoso, no del capataz estrella. Este equipo no necesitó de Pizarro, ni de Vargas, ni de Zambrano, para estar en el lugar en que ahora se encuentra. La idea de juego hizo posible lo imposible.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal