jueves, diciembre 28, 2017

permanencia

Días agitados para los autores peruanos. Salen los recuentos y las listas que ponen en vilo a nuestras maravillosas almas literarias. Situación muy propia de una aldea que no ve más allá de sus narices.
El apuro dignifica estas máximas prácticas de la sonsera. Veo la lista de La República, que llama mi atención por su esforzada irresponsabilidad. En ella se invita a los lectores a votar a lo bestia, sin una segmentación genérica, al punto que encontramos un título publicado en el 2016: la buena novela La flor de la limeña de Hernán Migoya.
Ligerezas de lado, preocupa, y mucho, lo que viene sucediendo en el país en los últimos días. La condenable jugada política de Kuczynski ha creado una oleada de indignación que ha llevado a la polarización en el país. Para muchos, Fujimori debe seguir en la cárcel, sin embargo, muchos no comparten ese parecer, lo que no quiere decir que asuman a Fujimori como inocente de sus delitos y crímenes. El presidente hizo suyo el mayor error peruano: la pésima comunicación, que esta vez vino condimentada con el tufo de trato bajo la mesa. Aunque no era garantía de calma social, de haberse hecho el anuncio del indulto de otra manera, no nos encontraríamos en un contexto tan caliente y jodido como el que estamos viendo. 
Ahora, no sorprende la seguidilla de renuncias a los cargos ministeriales y públicos que ha generado este indulto. Lamento que ya no tengamos personas de valía profesional e integridad moral en el Estado, porque las había, así algunos piensen lo contrario. Esta huida de la peste originará la aparición desde el subsuelo del inefable grupo de oportunistas a la caza de un puestito, los infaltables lobistas que buscan el autoservicio en el sector cultural. A varios de ellos los he señalado en este blog, pero esta no es la ocasión de hacerlo otra vez, sino expresar un deseo por la permanencia por aquellos que han demostrado eficiencia a través de la voluntad de servicio. Pienso en Milagros Saldarriaga y Alejandro Neyra, los directores de la Casa de la Literatura y la Biblioteca Nacional, respectivamente.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal